Punto en boca

domingo, 18 de febrero de 2007

Desperate Andy

Se acabó, esta es la última se acabó, se acabó de todas y se acabó, no estoy dispuesta a seguir con esto ni un minuto más...

Se acabaron las falsas promesas, se acabaron los malos rollos, las lágrimas ocultas, se acabaron... se acabó mi paciencia ya!

Hago mi maleta ante su inverosimilitud de él que grita "eso, vete, como tienes tantas razones"... qué no? El que hayas nacido supone una razón en sí misma, el que me haya enamorado de ti es otra y el que sea una tonta pero me de cuenta de ello es la razón más poderosa de todas.

Nunca más... se acabó. Bateador eliminado! Al banquillo a ver si sabes calentar eso!

Tiro mis cosas en la primera vieja maleta desconchada sin dirigirle palabra mientras él va tras mia gritando improperios y reporches, "ya volverás, siempre volvéis"... una que no volvió fue tu madre, pero a tener más hijos despues de parirte imbécil! "sí, pero a por lo que hoy no me lleve"

Cojo mis maquillajes y tal y los tiro en una bolsa de basura vacía, y cojo todo lo que puedo, ese ambiente me asfixia, el aire es pesado y su presencia siguiendome como perro rabioso se hace más pesada que de costumbre.

Cuando lo recojo todo cojo mi abrigo y mis bolsas. M edispongo a abrir la puerta cuando el la cierra antes de que pueda salir, no me doy la espalda, está tan furioso que no me atrevo a darme la vuelta, apoya su cabeza en mi espalda "piénsatelo, no te vayas, por favor, no sabía que..."

Antes de que pueda terminar la frase digo "no querías que me fuese?"

-No, era el momento, pero yo...

Vuelvo a interrumpirle

-deseo concedido... o me dejas salir o gritaré. - No noto su presión. cierro la puerta de un protazo tras mia, ahi se quedan mis ultimos 5 años.

Llego a la calle, pillo un taxi... dirección, aunno lo tengo claro, asi que de momento voy ala predecible casa de mi amiga, a romper su tranquilidad con su comprensivo novio hasta que pueda rehacer mis ideas... móvil, es él, descuelgo? venga va...

-por favor, vuelve, reconsidéralo...

Estoy convencida de algo, soy estúpida, no debí cogerlo. En este momento me replanteo seriamente si relamente dice esto porque lo siente, dice esto porque siente verse en una situación insegura, o porque es puro chantaje emocional... en este momento no sé distinguir.

-Diox, déjame en paz, por favor- digo con desidia. Y cuelgo...

El taxista me ignora, pero ello se gana mi gratitud. Y el movil sigue sonan, cuelgo, vuelve a sonar... Lo apago.

No hay comentarios: