Punto en boca

jueves, 15 de febrero de 2007

Resistiré

El cuerpo humano tiene dos tipos de respuestas inmunitarias, la específica y la inespecífica.

La inespecífica es aquella que se produce cuando no se sabe bien contrá quien lucha y consiste en cambiar el medio para ahcer su supervivencia más difícil, por eso si nos pica un bicho la zona se hincha y se pone caliente, porque se aumenta la temperatura para que su medio le sea hosco al veneno (pero huele a canela!). La hinchazon y la fiebre encabezan las respuestas más comunes.

La específica se caracteriza por ser más lenta que la anterior y porque se produce cuando el virus, bacteria… lo que sea, es conocido por el cuerpo y por tanto la respuesta se puede realizar con un tipo de globulos blancos o linfocitos. Es más lenta pero es aprendida y el cuerpo no suele olvidarla (para esto sirven las vacunas amiguitos).

Bueno, pues obviamente aunque mi aspecto facial es mejor y me parezco menos a Esther Cañadas en mi casa estamos jugando a House, anoche me puse bastante malita y no sabemos si es porque he heredado de mi progenitora su alergia a los antiinflamatorios o que sigo con el enfriamiento mal curado del viernes... Así que haremos como House, le meteremos caña a los antiinflamatorios (bueno, la caña del prospecto, no me voy a meter yo aki la sobredosis del siglo) y si sigo pocha ya sabemos a qué achacarlo, si se me pasa otra cosa...

No sé si habeis leido el prospecto del Ibuprofeno, una medicina supercomún, que se vende sin receta ni nada y que tiene millones de contraindicaciones y movidas secundarias... que uno se plantea "sí solo es para no tener la barbilla como el buche de un pelícano... no me quita el dolor ni nada, si no me lo tomo tampoco pasa nada, no?".

Si algo me han enseñado en mi casa es que 5 libros básicos que hay que usar en la vida son El diccionario de la RAEL, La Biblia (a mi me resulta más entretenida como libro fantástico que el señor de los anillos... está vez Fince si que me mata), el libro de Cocina que antes publicaba la Sección femenina y ahora el País Aguilar (el compendio de recetas y cocteles más completo de todos los tiempos... y mira que tenemos libros de cocina en casa, pues este te enseña desde las lentejas con chorizo hasta el pato a la naranja pasando por un bloody mary), el Vademecum y la Venganza de Don Mendo (del que luego hablaré mas adelante).

El Vademecum no es sólo un libro de consulta de farmacopea, sino que también te habal desustancias y múltiples aplicaciones, recopila todos los prospectos de todos los medicamentes existentes en el mercado, por lo que es muy útil: mi ya fallecido abuelo ATS solía tirar los prospectos, yo creo que para que le preguntásemos, porque se los sabía el tío de cabeza y cuando se murió el pobre nos quedamos con un montón de cosas que no sabíamos para qué era ni a quien preguntarle. Menos mal que dejó varios Vademecums...

En la casa de mi abuelo en Aluche había un cuarto con un montón de libros superútiles que me ayudaron a desarrollar mi estómago dehierro ante las heridas y las cosas horripilantes. Mi padre estaba ingresado hace muhco por unas varices y como no podía dormir (los niños también sufren estress) me dedicaba a leerme esos libros, con fotos de lo que era una elefantiasis (es bastante asqueroso) o del aspecto de un cáncer de pecho, o de un sarapión especialmente virulento...

Una niña de 6-7 años no debería leer esas cosas... pero nunca he sido normal. La pena es que yo hubiese querido quedarme con todos esos libros y pensé que en la venta del piso mi tía los hubiese guardado enalguna caja... pero no, los dieron con el piso, seguro que a gente que no valoraría todo el saber y documentos graficos que atesoraban.

Y es que mis padres siempre han sido precursores de la cultura y curiosidad en nosotros, sus pequeños vástagos. Mi padre nunca me leyó ningún cuento, pero cuando estaba enferma me subía la fiebre (luego sustituimos fiebre por acetona y mal todo)y como la fiebre me producía fuertes pesadillas de las que me levantaba llorando él me recitaba cosas divertidas o bonitas como la canción del pirata de Espronceda, el Juan Tenorio, el poema de Rubén Dario ese de "Margarita está linda de la mar [...] Margarita, te voy a contar un cuento" y mi favorito, la venganza de don Mendo...

A todo esto que mi madre no sabía que mi padre hiciese esas cosas y mi padre casi ni se acordaba, pero sí, el me hacia la parte de "ay, maldita mora, ¿en quien me vengo yo ahora?" y la mora decía eso de "Véngate en mi, por Alá!, y el me decía "por Alá no, por aquí" y me hacía cosquillas... y más relajada y feliz podía volver a dormir.

Obviamente mi padre ya no hace esas cosas... si un día se da cuenta de que estoy pocha por la noche además de con mal cuerpo me quedo flipada.

Esta tarde, me ha llamado Fince y puede que vaya a verle, todo de pende si no estoy muy mal, muy cansada, pero dice que me tiene que hablar de algo... Odio tanto secretismo,pero tengo que llevarlo con resignación porque como no puedo abrir la boca ni para quejarme...

4 comentarios:

SABOTAJ/GE dijo...

La vida es maravillosa.
Todo está conectado.

Finceleb dijo...

Por eso aprovecho esta tarde reina, por eso... :)

Aiya:

Finceleb.

Jan Cantor dijo...

FROILÁN.–
Y diz, que una de las moras,
la que Azofaifa es llamada,
sabe de augurios y hechizos
y fabrica una pomada
que aunque al verla se os antoja
vaselina borricada,
es pomada milagrosa,
pues con una pincelada
torna al anciano en adulto
y a la nieve en llamarada.
-------------------------------------
Mira que tengo ganas de representarla desde que hicimos unas escenas en el teatro de mi pueblo, pero no ha habido manera.

tita hellen dijo...

Que grande!!!!!

Sí, casi todo parece estar conectado... casi todo...