Punto en boca

miércoles, 29 de agosto de 2007

Unbelievable


Hay muchos momentos en los que te sientes vampiro en esta vida.


Algunos de ellos te dan ganas de morderle la yugular a alguien de ira y chorrear su sangre como señal de victoria.


Otros simplemente tienes que contenerte las ganas de morderle la yugular...


Los suspiros que te salen del simple pensamiento del olor de su piel y le calor de su cuello podrían tirar abajo la casa de ladrillo la casa de los 3 cerditos.


Ser vampiro es muy duro en algunas ocasiones...


2 comentarios:

laparca dijo...

Es duro ser vampiro:
* Tener que limarte los colmillos todos los días
* Gastas un montón en crema solar
* Problemas por el cambio de horario natural del sueño

:S ¡Cómo odio a estos humanos! ¿Porqué no haran las cosas por la noche como las "personas" decentes?

tita hellen dijo...

Porque irse de farra por el día no resulta igual...