Punto en boca

jueves, 10 de abril de 2008

You´ll be in my heart


El joven ladron se sentó debajo de un árbol cercano a la casa, se pusó a ver el atardecer en el valle que tenía frente suyo, como los rayos anaranjados cubrían con su manto todo el paisaje.

Grird le vió sentado allí, cogió un manta y se sentó a su lado sin decir nada, tpando con la manta a ambos. Puso su cabeza en el hombro del joven y se quedó abrazada así un buen rato.

Nadie dijo nada, nadie movió un músculo, la brisa de la tarde lo llenó todo y el amargor de tiempos terribles pasados se difuminó como el naranja del horizonte.

Cuando parecía que nadie se iba a mover, el joven puso su brazó sobre los hombros de ella y la miró a los ojos, ella le respondió con otra mirada, que por timidez terminó desviandose al suelo, él la beso la frente con mucho afecto.

Ambos sabían que algún día echarían de menos esos momentos.

http://www.youtube.com/watch?v=JIVaUcE4kAM

viernes, 4 de abril de 2008

Whispering Wind


El joven muchacho se levantaba a pasear apoyado en una muleta. Eran días de primavra, donde la brisa era suave y mecía timidamente las ramas de los árboles.

El aire era perfumado y traía la fragancia de las lilas lejanas y el calor de los primeros rayos de sol primaverales.

Grird traía una cubo de agua cuando miró al joven, estaba mirando la ciudad, bajo el acantilado, a lo lejos, Grird se paró a su lado, dejó el cubo en el suelo y se puso las manos en la cintura.

-Allí abajo pasó todo.

-Sí allí pasó.

El joven miraba al suelo con cierto rencor pero mucho pesar en sus ojos. Grird intentaba ver las sensaciones que se movían en su interior, intentaba mover el dolor para que saliese y no volviese a entrar. En esos días la compañía había sido feliz, cazando, pescando, dandose al descanso mientras el joven ladrón se recuperaba. Y Grird, aunque fuese en su contra, intentaba que se curase lo más pronto posible.

-Hace demasiado buen tiempo para estas fechas.

-Eso parece.

-Debería soplar más el viento en estos páramos por estas fechas no?

-Sí

-Y donde está hechicera? Qué has hecho con él?- dijo el joven ladron con una sonrisa en la boca.

-Pensaba que no te gustaría estar encerrado en casa y lo he guardado.

-Ah, si? En un bote?

Grird se acercó al joven , cogió su mano y la llevó a su pecho, la colocó justo encima de su corazón. Él notó dentro de su pecho al furía del huracan, la ira de la tormenta y el poder de los rayos. Quitó la mano rapidamente asustado. Grird sonrió.

-Yo soy el viento.

Cogió de nuevo la mano del joven y beso su palma, despues cogió su cubo y siguió canturreando hasta llegar a la casa y cerrar la puerta.

http://www.youtube.com/watch?v=7vxYaEAyTd4