Punto en boca

viernes, 30 de mayo de 2008

Freestyler


-Señorita, puede dejar de mover la pierna? Me pone nerviosa

Era la frase que despues de 800 miradas asesinas me dijo un señor de unos 40 años que estaba sentado a mi lado.

-Lo siento, lo siento de veras, de verdad que lo siento, no dude en si vuelvo a hacerlo a llamarme la tención estoy un poco nerviosa.

-Miedo a volar?

-No, es la primera vez que viajo a un pais desconocido por motivos laborales.

Qué digo que qué demonios le importaba a aquel tipo que yo fuera a Glasgow o a las Chimbanbas, que no tenía derecho a soltarle la monserga que le dí al pobre y mucho menos, de hacer el cafre y comentarle mi vida.

-Bueno, si su empresa ha confiado en usted, será por algo.

Cree que trabajo en una empresa... o algo. Y mira que hice caso de mi amiga Nuria. Mi amiga Nuria es una tía que se sabe todas las cosas que hay que saber en cuestion de viajes, ella si viaja por cosas de trabajo y me dijo cosas como "cambiate antes de aterrizar, porque en el vuelo es mejor no llevar medias, mejor ropa amplia" y movidas por el estilo.

La azafata me sirvió una tila que me cobró a precio de café de Colombia y que tardó en traerme lo que Juan Valdés tardo en venir de su país al avión.

Bueno, que a pesar de que tenía ventanilla solo veía nubes y nubes y más nubes cerradas y no era capaz de ver una mierda a través de la ventanilla. Tenía ganas de ver Escocia y queria verla YA! Imaginate la de niños que verán este avión, y la de gente que saludará con sus pequeños al avión. Lo justo es que por lo menos, vea el suelo. Pero solo veo cumulonimbos... o cirros... o algo que se le parezca, que el instituto me pilla lejos como para distinguirlas.

Al final, una gran decepción, no me animé hasta que la azafata con su agradable sonrisa me dijo eso de "que tenga una agradable estancia en el país, gracias por volar con nosotros".

El suelo estaba mojado, la mañana grisacea y desapacible y caia una lluvia meona que de un momento a otro volvería mi alisado capilar de anuncio en el peina de Michael Jackson en su epoca Jackson 5. Pero algo dentro de mi me hacía querer cantar Good Morning como si fuese Gene Kelly y a dar saltos por toda la pista de aterrizaje.

"Elisa calma, zen mucho zen, no te pongas a saltar como una niña". Así que en Edimburgo, porque la embajada está en Edimburgo (y luego vete a Glasgow en autobus, realmente en Edimburgo está la ofcina de la Embajada en Escocia, porque la embajada está en Londres) empecé a la salida del frío aeropuerto a buscar un taxi. Esto me iba a salir caro, me hacía una idea, pero la emoción era cada vez menor y cada vez era mayor el disfrute de todo. Intentaba disfrutar y memorizar cada pequeño detalle.

Edimburgo es una ciudad gris, con muchos edificios de piedra muy antiguos. Os acordais de Mary Poppins? Pues Edimburgo se parece más al Londres de Mary Poppins que el propio Londres. Es maravilloso, calles anchas y húmedas, edificios altos, todo muy gris, un tanto romántico y tétrico al mismo tiempo.

Llegamos a un edificio un poco frío y saqué un postit arrugado de color rosa chillon del bolsillo. Había una chica trajeada y le pregunté por el señor que me dijeron. Un hombrecito de unos 50 años, con cara de angustía, pero muy amable y con una voz muy dulce que me hizo firmar unos papeles, me dio otros sobre cosas que debía saber y otros con cosas que debía visitar y me echó una breve charla sobre lo contento que estaba de que hubiese decidido estar un tiempo en Escocia, puesto que somos muy bien valorados los médicos en su país.Yo no le negué que estaba muy emocionada de estar allí, esbozó una especie de sonrisa forzada.

Y luego me dió una carpeta azul de carton. Era la dirección del pueblo donde iba a trabajar y mi contrato. Por un momento no sabía si gritar, saltar, potar o desmallarme. Vote por poner una cara inexpresiva y tratar de estar atenta.

Cuando salí, cerré la puerta tras darle la mano y las gracias a aquel hombre taciturno y no pude evitar decir bien! y salir con elegancia de modelo, mientras alisaba mi pantalon de pinzas negro.

Bueno, pues necesito: vaya, si tengo una lista, vaya tengo que alquilar un coche, bueno pues vamos a allá. Me fui a una tienda un poco con pinta de salir de una peli ochentera y de tener cadaveres descuartizados en la parte trasera... me encanta!

Un tipo que me dijo llamarse Fred me dió la bienvenida a su maravilloso país (a ver,que me iba a deicr sino) y que estaba en el sitio adecuado para alquilar un coche. Me decidí por un wolkswagen negro, y me recomendó que guardara una manta muy gorda en el maletero, porque la parte de las Highlands no es de fiar y menos para quien no los conocemos. Me recordó que conducen por la izquierda ("ni se imagina la de veces que la gente dice sí, lo se y luego a los 5 minutos pasan por taller") y que hay un mapa en la guantera.

Ala, un sablazo me dió cuando vi la cuenta que pensé en dejarle uno de mis riñones, seguro que con uno me podía apañar.

Y con mi lupo nuevo (o eso parecía) me puse en camino a mi nuevo hogar anual. Y lo primero que probé fue... El equipo de música...

http://www.youtube.com/watch?v=a85AyVKkKQo

2 comentarios:

Hades121 dijo...

Escribes bien, me ha gustado ;)


Un saludo y a seguir asi, que luego sino te pasa como a mi que acabas perdiendo la practica y ya solo haces basura :P



Un saludito

tita hellen dijo...

Muchas gracias, aunque para mi que me estoy oxidando bastante...