Punto en boca

miércoles, 28 de mayo de 2008

Pretender got my heart


Plock, plock, plock...

El grifo hace un sonido sordo, podría levantarme, podría levantarme y cerrarlo, pero entonces haré patente que soy consciente que estoy durmiendo con él.

Yo vine aqui a hacerle un favor a mi vecina, ella se iba de casa y yo me quedaba con sus hijas mientras ella intentaba darle un empujón a su matrimonio ya que hace mucho que no sale con su marido a tener una noche romántica. Esas cosas que haces cuando tienes una vecina que supone tu única familia porque vives por motivos de trabajo en un pueblo perdido de la mano de Dios.

Total, que estaba genial todo, hasta que ha llegado su hermano, que se supone que salía toda la noche y se aburrió de ser el centrito de la fiesta, de una fiesta que no le molaba nada, asi que ha venido a hacer el favor a su hermana. Yo me he quedado, con la indiferencia que pretendía demostrar, porque la otra opción era ver expedientes laborales hasta las 12, hacerme un cacao instantaneo (no solo con los expedientes, sino chocolate en polvo para hacerte un cacao a la taza) y ala, a dormir con mi pijama de ositos.

Pero bueno, es un actor, no estará aqui mucho y mejor un tio bueno con sentido del humor que un monton de papelujos. Las niñas son un amor, me han adoptado en seguida, y eso que llevo aqui solo 6 meses. Son un poco trasto, porque una de ellas se ha enamorado de una boa de plumas rosas que tenía para un disfraz vintage años 20, pero bueno, tampoco es problema (eso sí, convencerla de que no cene con ella puesta es trabajo arduo). El caso es que hemos cenado, hemos acostado a las niñas, me ha servido un vino blanco y nos hemos puesto una mantita y una peli.

La peli hace horas que se terminó. Su copa está vacia, en la mía queda un culín de sustancia transparente o eso parece con la luz apagada. Aqui estamos los dos tapados con una manta y yo, bajo su brazo.

No tiene mucho valor cuando te das cuenta de que estás abrazada a un tio bueno teletubbie, para él un abrazo es una expresion de cariño de lo más normal, pero claro, es que es un abrazo de varias horas. Puedo oir con claridad su perfecta y profunda respiración en mi oido, puedo notar el calor de su brazo en mi cintura.

El goteo del grifo es el menor de mis problemas. El mayor de mis problemas es que tengo la mitad del cuerpo dormida, necesito cambiar de postura y que el riego sanguineo funcione dentro de mi piel, sino quiero producirme gangrena en el lado derecho.

Pero soy perfectamente consciente de que si me doy la vuelta le tendré frente a frente. Y soy perfectamente consciente de que todos estos pensamientos son muy enfermizos y muy infantiles. Me estoy comportando como una adolescente. Y sí, me gusta y me gusta mucho y soy perfectamente consciente de que podría enrrollarme con él , si él quisiera. Pero también soy perfectamente consciente de que se irá y yo seré la pringada que se quede aqui llorando su ausencia y con su hermana como vecina de casa.

Vamos, que lo fácil, es no pillarse... bueno, eso es lo fácil de decir... Bueno, pues me daré la vuelta, porque el hormigueo es insoportable y trataré de dormir... Espera! Aún no tengo pensado que le diré por la mañana... qué debería decir? Y si no digo nada? Va a ser lo mejor, que no lo complique y no lo piense, me daré la vuelta, solo porque es antibiologico que no me la dé y haré como que esto no me importa y tan pancha.

Al fin y al cabo, para qué tanto pensamiento, sí él ni lo piensa, ni siquiera me está mirando y ni siquiera se come la cabeza la mitad que yo...

Venga, a darnos la vuelta con arte, una, dooooos, y tres...

Anda, pues está despierto...

http://www.youtube.com/watch?v=G0A5qTXbYdg

No hay comentarios: