Punto en boca

jueves, 29 de mayo de 2008

Take on me


Os preguntareis que como he llegado a esta situación, a estar cara a cara con un tipo con los ojos más verdes del universo, con su mano en mi cadera y los dos supuestamente dormidos en un sofá en medio de un pueblo perdido de Glasgow y tapados con una manta gorda de cuadros escoceses (que para algo estamos en Glasgow).

A ver, por donde empiezo... supongo que todo viene del día en que me cansé. Un día que me cansé de las condiciones que tenemos los médicos de familia en España, trabajaba en un centro de salud del barrio de Emabajadores, es un centro que en poco tiempo se llenó de toxicomanos, de viejos que siempre se quejaban, de gente infeliz. Y poco a poco, los trabajadores de ese centro se marchitaban. Yo sólo era una trabajadora eventual, es decir, no soy funcionaria ni nada, yo solo era una doctora eventual que tenía que aguantar caras largas, que la gente supiese más de medicina que yo (para qué una exploración si sé lo que tengo? Deme mis pastillas!) y que me llamaran constantemente mata sanos (como me dedique a matar gente verá tu qué diver).

El caso es que un día, me llegó una noticia sobre la búsqueda de médicos y enfermeros en Gran Bretaña, y yo le dí vueltas al asunto: le di vueltas mientras mascaba el müesli del desayuno, mientras iba en el metro al curro, mientras una vieja me contaba que el reuma le resultaba insoportable con la lluvia, pero que aún asi nada podia hacer por ella (y entonces porque viene?), pensé en el viaje del metro a casa, pensé en ello mientras comía, mientras hacia la compra y mientras veía la tele, mientras mi madre servía la sopa de cena y al final... Por la noche, en la soledad de mi cama, me descubría a mi misma, con la nariz debajo de la manta y pensando en como sería vivir un tiempo en Glasgow, algo eventual, no fijo, pero cambiar de aires en este sitio tan intoxicado de mal humor, vivir una aventura propia...

Y me apunté. Me apunté un día cuando un toxicomano con el mono me escupió en la cara, me sirvieron un café no descafeinado en vez del descafeinado que pedí, perdi -o me robaron- el movil, me pillo lloviendo y sin paraguas... y me rendí de seguir aqui. Mis padres digeron que para qué, pero al final me iba y me iba. No aguantaba más allí y no quería perder la ilusión de hacer algo que me gustaba solo por estar en un ambiente inadecuado. El sueldo era bueno y la cosa era irme un año, solo un año, perfeccionar mi inglés y aumentar mi autonomía (manera fina de mandarlo todo a tomar por saco). Total, que fui a rellenar papeles, los marrones de la gente de diario me dejaron de importar: me iba a Escocia. Mis amigas pensaron que estaba como una regadera. Pensandolo fríamente, si lo hubiera cualquiera de ella en vez de haberlo hecho yo las hubiera dado la razón sin pensarlo. Pero daba igual.

Un día la vieja de los dolores de reuma imposibles me pilló sonriendo "está usted enamorada?" .

-No, porqué debía estarlo

-Sonríe...

-Pero es que me voy a Escocia.

-De viaje?

-No a trabajar un año.

La mujer se quedó un poco triste, supongo que en el fondo su crisis de soledad aumentó un poco cuando la dije que yo, la única que escuchaba sus quejas se iba. Me dió pena.

Al final me dijeron que no iba a una gran ciudad, sino que iba a un pequeño pueblecito costero cercano a Glasgow. No podía ser mejor, nunca había vivido cerca del mar. Estaría allí trabajando en una casa que me asignarían que tenía la consulta dentro. Era un sitio bonito por lo que digeron, pero debía aprender a conducir.

Así que deprisa y corriendo esa misma tarde me matriculé en la primera autoescuela que pillé, estaba tan emocionada que apenas sí podía creerlo, tenía mi propio pueblo asígnado, aunque tendría que ir a pueblos colindantes, pero molaba todo!

Mi madre estaba muy preocupada, era la primera vez que salía de casa sola, pero es que es ley de vida. Con las hipotecas lo de emanciparse en este país está chungo y al final, terminas juntando a tus hijos con sus abuelos y no tienes intimidad. A mi me gusta pensar que es como en Doctor Zhivago, todos en la misma habitación camarada!

Por la mañana iba con energía renovada al trabajo,era un día menos allí, estudiaba los manuales de conducir como una posesa, miraba mapas y guías de "Visite Escocia, las tierras altas y las bajas". Mientras me hice un curso de medicina en inglés, que tampoco fue tan dificil del todo.

Me saqué el carné de chiripa, los días son un recuerdo vago por la emoción y los nervios, me dieron una carta, que debía buscar a un tal señor Canisbay, que estaría en la embajada y que el me indicaría.

Yo hice todo deprisa y corriendo, perdía el culo por ir a Escocia, es como si hubiesen inventado un nuevo pais y yo tuviese que ser la primera en ir a verlo.

Tan emocionada estaba que solo metí covers en mi I pod, no podía creerlo hasta ue me hallé en el pueblo pesquero.

http://www.youtube.com/watch?v=ZZ4S-UiNmzo

5 comentarios:

Hades121 dijo...

Muy bien esta este blog ;) Ya me pasare y lo leere mas en profundidad q ahora me voy a la universidad ya.


Saludos

tita hellen dijo...

Eso, que tu carrera es ultrachunga, mucho ánimo

Hades121 dijo...

No es realmente tan dificil :p)

Por cierto, a ver si a mi algun dia me da por retomar la literatura. Tenia un relato por ahi a medio escribir, a ver si aprovechando q tengo blog nuevo lo cuelgo.


Saludos ;)


PD: Mi carrera no es tan dificil, pero llevo 4 años de vago

tita hellen dijo...

Yo no sería capaz de aprobar derecho romano, asi que es chunga XDDD

Hades121 dijo...

Mira, esa no me costo nada casualmente :p

La gente dice que es horrible pero a mi me parecio una tonteria de asignatura.


Sin embargo por ejemplo el Derecho Internacional Publico me costo horrores, o la Historia del Derecho :-P