Punto en boca

jueves, 31 de julio de 2008

Flowers in the rain


Tras una ducha caliente, una infusión, toneladas de pastas de té y un beso en la frente de Judith, me acuesto. No tengo sensación de haber estado en peligro, pero decido hacerla caso, porque no se trata de mi, se trata de hacer algo por ella.

Tengo tanta morriña y tal decaimiento, que no me costará dormir en absoluto.

Oigo al cabo de un rato que vuelve a llover, con violencia, no tanta como en el coche, pero si bastante. Una bonita tromba en condiciones. Sin embargo oigo el timbre de la puerta. Me asomo a la ventana, nadie. Decido bajar, sobre mis calcetines de algodon blancos y mi pijama. De manera estupida, no sé porque , cojo una manta de cuadros, decido echarmela encima, corre viruji y no encuentro mi bata.

Bajo las escaleras y encuentro una flor blanca en el felpudo, es entre una jara y una especie de campanilla blanca, huele poco, pero es muy bonita. La llevo dentro y la pongo en un vaso de cristal que situo justo al lado de la cama.

Pienso que la ha puesto Gary... aunque lo mismo Harrison se ha enterado y se siente amable y se ha ido dejando eso, estaba muy amable con lo de su mujer... o quizá Prudence... o Judith.

Por un momento estúpido y sentimental pienso que lo ha hecho Gary. Y me siento feliz por un microsegundo, porque es como si él estuviese aqui sonriendome.

http://www.youtube.com/watch?v=q6o5F0s2SjQ

No hay comentarios: