Punto en boca

domingo, 20 de julio de 2008

Good Morning


-Te gusta estar aqui a pesar de todo?

Le miré, sus ojos grises verdosos. No me había parado mucho a pensarlo. Podría decirse que sí.

-En general, a pesar de no contar conmi familia, extrañar a mis amigos, hacer un frío tremendo, sentir poco calor de ciertas personas y estar siempre nublado... hay cosas que me gustan.

-Qué cosas?

-Como huele todo a fresco, las noches que se ve la luna puede ver el cielo cuajado de puntos de luz preciosos, es todo tan maravilloso y tan... freak

-Freak?

-Te dan ganas de coger una espada y correr colina abajo gritando cual posesa.

Esbozó una amplia sonrisa

-Esta tierra tiene historia en cada centímetro cuadrado, será quizá por eso.

-Será... Y a ti?

Me miró extrañado, yo subi los pies en el sofá y me senté en plan indio siux.

-Te gusta estar aqui?

-Es mi infancia, es una lastima que las cosas hayan cambiado tanto. Pero es fantástico volver, pero siempre por temporadas. Además, tengo quien me espere en L.A.

-Tu novia? Judith nunca habla de ella

-Mi perra, Judith nunca habla de ella, la odia, se llama Lupe, es genial, es muy peleona... me gustan peleonas!

-Me alegro por tu sistema nervioso

Cogió la copa y se echó sobre el brazo volviendose a mi.

Seguimos hablando durante un buen rato de nonadas, de cosas pasadas, de como era la casa, de como era el pueblo, de cotilleos por confirmar y esas cosas. Cada vez que venia, siempre alguein le decía algo de alguna y Judith matizaba... Vamos, un saber contenido en cotilleos y tonterías.

Sin darnos cuenta de las 11 pasamos a la 1 y la botella, a lo tonto se terminó.

El miró la botella. La cogió.

-Un segundo, voy a por otra y vuelvo.

-Gary, no creo que sea buena idea, mañana tengo que madrugar, basta con que no abra pronto para que me echen a los perros. Lo entiendes verdad?

-Sí, pero me fastidia.

-Ya, a mi también, lo estaba pasando bien.

Me miró, miró a la botella.

-Bueno, mañana si eso volvemos a vernos doctora.

-Sí, mañana más.

Salió por la puerta de la cocina y yo le seguí, saltó la vaya con dificultad, tirando la botella primero al cesped de Judith.

Entré en casa, cerré la puerta con llave y subí a la cama.

Esa sensación de que has hecho algo grande, de que algo estupendo te ha pasado, a pequeña escala, of course, me invadía por completo. Estaba muy contenta, muy emocionada, dormir me fue dificil, quitarme la sonrisa lo fue más. Por un momento pensé que no podria conseguirlo en toda la noche.

Al día siguiente, el sonido nauseabundo del despertador me atizó en la cabeza como si fuese un gong caido del piso de arriba. Me aplastó toda neurona superviviente. Abrí los ojos... qué era eso, parecía un milagro. Era un milagro!

Hacía sol!

Por un momento me dieron ganas de saltar por la casa al grito de Good Moorning como Gene Kelly podría tan solo hacerlo. Pero me conformé con canturrear la canción en la ducha, salir canturreando, comerme una tostada con te canturreando, ponerlo todo consecuentemente de migas perdido... y llegar a consulta, no había nadie, pero bueno, era la doctora y era mi obligación.

Me asomé a la puerta, fueron varias las que rondaron la casa, se asomaron pero no llamaron. Y una incluso me preguntó que como estaba.

-Hay un silencio inviolable entre el paciente y el médico, pero le diré que evoluciona favorablemente de su dolencia, en los periodos estimados.

Lamujer sonrió ampliamente y se fue.

Y luego la ratita soy yo.

http://www.youtube.com/watch?v=uA3OnIYW5u4

No hay comentarios: