Punto en boca

jueves, 10 de julio de 2008

Hung up


-Elisa tenemos algo que comentarte...

Mire a Matt y a Judith con atención, tenían cara de circunstancia, yo tenía una judía verde pinchada en el tenedor y no sabía muy bien qué tramaban.

-Elisa mi hermano Gary va a venir unos dìas, espero que no te falte mucho para terminar la limpieza... falta una semana, si es necesario te ayudaremos.

Se sentían francamente culpables de haberme acogido en su casa y ahora echarme así. Era increible, si la que debería haberse sentido mal debería ser yo!!! Quitando al resto de la gente y supongo que era más bien por excepticismo, o eso quería pensar, Judith había demostrado la amabilidad y la calidez de la hospitalidad escocesa, se esmeraba en todas las comidas, incluso me había hecho un estofado de estos tan reconstituyente que suelen hacer, con carne y patatas y muchas verduritas y especias, Matt me ayudaba con lo que podía despues de currar y Judith era muy voluntariosa con la limpieza... y yo solo pagaba religiosamente una cantidad para ayudarles, procuraba no darme largas duchas, cuidaba a las niñas de vez en cuando... Era como una especia de segunda familia o familia acogedora. Y se preocupaban por echarme!

-Judith, es tu casa, es normal. Ya tengo agua y electricidad, así que supongo que las cosas irán más ràpido, podré tener todo listo en menos de una semana, y sino, pues al menos me habrá dado tiempo a apañarme. No os preocupeis!

Y me comí la judía, los ojos de Judith no subían de su plato, estaba profundamente preocupada...

-Judith, si necesito cualquier cosa sé que puedo llamaros, no le des importancia, algún día tenía que dejaros espacio. Terminaríais descubriendo que tengo muchas manías y todo sería terrible.

Solo había estado una semana en la casa, pero nos habíamos sincronizado a la perfección y lo mejor, casi sin hablarlo. Judith supongo que estaba dolida, porque ser una anfitriona y pedir a alguien que abandone tu hogar debe ser doloroso para el orgullo. Pero no podía hacer nada por hacer que Judith lo aceptase.

Me llevé a las niñas a la cama, Melany estaba un poco mejor de su desengaño amoroso, se dedicaba a ignorar al niño que le había negado la mano (enano sarnoso!) por la de otra y Stephany se dedicaba a sacar de la cama al señor Bigotes

-No, no puede dormir conmigo, este espacio es para Rose.

Rose era una muñeca de trapo de Judith, Judith se la daba a sus hijas para que afrontasen la salida de la habitación de papá y mamá de una manera menos traumática. Olía a Judith porque Judith la había perfumado con su colonia para que así no la extrañase.

Al salir del cuarto y taparlas no pude evitar escuchar la conversación de Judith y Matt.

-Lo que más me fastidia es que la echamos para llenar esto de furcias cotillas que intentarán cepillarselo. No vienen porque les interesemos, puedo entender que Gary suscite interés y que la gente quiera verle, pero ya verás, todas esas furcias casadas se dedicaran a rodearle como gallinas descabezadas...

-Pero siempre es igual, no sé de que te extrañas, deberías hacerte a la idea de una vez para otra.

-Echamos a Elisa, que se deja el culo por el pueblo y entra Gary, es mi hermano, pero trae consigo a todas esas interesadas ... que encima critican a Elisa por estar soltera, pero ellas todas casadas, vienen a restegrar su olor por el dintel de mi puerta. Es patético! Es terrible que tenga ue echarla y que vea semejante espectáculo dantesco: la echaré para que esto se llene de curiosas y calientas. Me siento fatal, ella se merece quedarse más que todas esas cotillas. Y sus maridos resignados... como si Gary fuese el único amo del gallinero

-Eh! Aqui el único gallo que hay soy yo...

No sé que empezaron a hacer pero, "Matt las niñas, pueden levantarse y oirnos" me dió a entender que se acababa la función.

O sea que Gary era guapo, era the Master of the Hen House... todas vendrían como locas a sus pies dejando a sus maridos desatendidos (a los cuales debería evitar, no fuese que mientras la gallina no está me llamen oportunista). Necesitaba más información sobre ese Gary, podría hacerme ganar puntos frente a la comunidad, lo que pasa es que había que ser sibilina y minunciosa.

Vale, es muy patético llamar la atención usando a la gente, más con el hermano de la tía que mejor se ha portado conmigo, pero yo solo quiero tener las cosas más fáciles. Preguntar a Judith podría ser incómodo para ella... pero sé quien me puede informar.

Harrison y Barbara volvieron al día siguiente, Barbara tenía como misión vigilarme, y mira que había intentado mostrar un profundo desinterés en Harrison, incluso me plantee, de estos momentos idiotas antes de dormir, mirando al techo, que lo mismo mostrar interés por Barbara podría estar bien, pero luego me lo replantee: ser lesbiana aqui sería más duro y encima, enamorarse de Barbara resulta inverosimil. No es la tía que te arrimarías ni borracha. Lo cual era algo duro, porque Harrison no era tan feo.

La cosa es que Harrison estaba mirando el calentador del agua, cuando fui a llenar el cubo. Leví enfrascado en todas aquellas piececitas llenas de mugre y me hice la distraida.

-Oye Harrison, como es Gary?

Me miró fijamente como si no tuviese ni idea de quien le hablaba... luego abrió los ojos como platos.

-Gary? El hermano de Judith? Porqué? Va a venir?

-Sí, eso me ha dicho, tengo una semana para dejar esto decente y venirme aquí a vivir, viene Gary. Como es Gary? Se rumorea que es guapo...

Harrison tiró un tornillo al suelo, le miré sin comprender, se dió la vuelta y se fue a otra habitación enfurruñado. No entendía nada!

-Gary es muy guapo. Tanto que muchas mujeres ignoran a sus maridos durante su estancia, él no hace nada, intenta pasar desapercibido, y lo peor es que los hombres no le odian, porque él es bueno con ellos y trata de evitar a las casadas, pero... es Gary!

Barbara habló con calma, casi con dulzura del tema.

-No entiendo a Harrison-dije recogiendo el tornillo.

-Dana es una de esas mujeres, Dana está loca por Harrison, pero es que Gary es guapo, tiene dinero, tiene una carrera, además ahora es actor y famoso, es la celebridad del pueblo!

-Es actor? Vaya, no lo sabía!

Lanzó algo aprecido a un gruñido, debía ser que eso de que no conociese al tipo más famoso del pueblo le sabía a cuerno quemado y requemado.

-Y en que películas sale?

Vale, no voy mucho al cine, no me muevo por ambientes culturales, soy una paria en ciertos temas, solo veo clásicos del cine y alguna comedia romántica si me la recomiendan... No me sonaba nada de lo que decía, pero soy médico, siempre puedo alegar "ese día tenía una apendicectomía!".

-Y es bueno?

-No tiene aún ningún premio, pero es famoso, es guapo, es rico y a pesar de eso no ha cambiado, sigue siendo nuestro Gary.

-Eso está muy bien, no perder las raices.

-Ciertamente.

-Supongo que debería pedir perdon a Harrison...- Barbara me miró mal- no sabía que estaba tan molesto con este tema-Barbara en mucho tiempo sonrió.

-No va a cambiar a Dana, así que no hay nada que puedas hacer... le llamaré para que siga con el calentador, no puede venir a vivir aqui sin agua caliente.

Si me pinchan no sangro, Barbara quiere ayudarme! Ese Gary debe ser un dios hecho hombre si consigue que Barbara se muestr cariñosa, risueña y entrañable... incluso que disulpe a Dana de fastidiar a su único vástago!

Antes de que venga tengo que descargarme alguna película de este tipo...

http://www.youtube.com/watch?v=sJNIcpJOCo0

2 comentarios:

Tara dijo...

Ah vale!! ahora lo entiendo! xD es que como vengo de nuevas otra vez, pues no me entero... :$

Besucos!

tita hellen dijo...

XDDD Besis guapa!