Punto en boca

miércoles, 16 de julio de 2008

Love will tears us apart again


Una vez en la cocina empezó a mirar a su alrededor, daba la impresión de haberle sacado de la Capilla Sixtina y haberle teletransportado aqui, pero se metió por su propio pie.

-Está muy cambiado todo, desde que se fue Henry todo es distinto... es un cambio sin duda.

-Sí, supongo.- dije llenando un mug- Azúcar?

-Sí, por favor, dos cucharadas.

Se apoyó en la encimera de la cocina como si nada, y se me quedó mirando fijamente. Y yo no sabía muy bien qué hacer... es lo que tiene sentirse como una idiota, que tu facultad de reflejos es minúscula.

- Y bien, qué tal el viaje?

-Estoy bastante cansado, el cambio de hora hace polvo a cualquiera... para eso no tienes nada?

-Vete a dormir, si las hienas te dejan...

Se volvió a quedar como sorprendido, a pesar de eso, no dejaba de sonreir. Es lo bueno de que no conozcas mucho la obra de un actor, que no te impresiona saber que en Hollywood se mueren por él y te sientes ligeramente menos idiota.

-Ya, supongo, entrar en la casa se hará dificil...

-Salta por mi verja

-qué?

-Mira yo pongo una silla, saltas por encima y caes al patio de tu hermana, os veis, duermes tranquilo, y no tienes que soportar a nadie que no quieras hasta que no quieras.

-Vaya, nunca lo había pensado... y mira que llevo tiempo aqui.

-Bueno, pues voy a asomarme a ver si ha llegado ya...

Salí al patio, debía hacer algo con mi patio, la hiervas malas se lo comían a pasos agigantados, esta hecho un asquete! Me asomé, no había nada tendido, Judith solía salir a tender, asi que supuse que no estaría porque aún no habia tendido nada.

La llamé al movil...

-Sí?

-Judith, tu hermano está esperando a que llegues a casa para saltar mi verja a tu casa y conquistar la techumbre de tu castillo.

-Que?

-Que se ha metido aquí esperando evitar a las viejas fisgonas... por cierto, espero que tengas la casa bien recogida, porque medio pueblo esta fisgoneando a través de tus cristales.

-Santo cielo, acabo de dejar a las niñas, me he entretenido a propósito en uan tienda, no quiero verlas.

-Me lo imagino, si quieres vente a mi casa antes de que entrar en la tuya, te haré un té y podrás estar tranquila con tu hermano.

-Gracias Elisa, gracias de verdad.

Me volví, casi me da un trimo, él se habia puesto a mi espalda y no lo habí oido, lo cual me parecía bastante raro, dada la casualidad de que esas botas debía hacer bastante ruido.

-Se ha vuelto a entretener a propósito.

-No es por ti... es por ellas, durante todo el año pasan de ella y ahora van todas de peregrinaje a su hogar como si tal cosa, es muy desconsiderado.

-Lo sé, un año intenté que la gente se pusiese en su pellejo y solo conseguí que el año siguiente dijeran que estaba celosa de mi éxito. La gente de este pueblo no tiene mucha capacidad de ponerse en el pellejo ajeno.

-Ya lo he visto...

-De donde eres exactamente, tu acento no es de aquí.

-Española, de Madrid.

-Nunca he estado allí, debería?

-Deberías, se come bien.

Volvió a sonreir... en mi mente deseaba que no sonriese, es que me mataba cuando lo hacía, Judith es su hermana, pero es que Gary esta MUY bueno. Sé que todo esto es tremendamente superficial, pero es que hay gente que tiene la suerte de estar MUY buena. Y claro, ante eso... a ver que haces...

-Vaya, iré entonces a ver el prado.

-Sí, es bonito, aunque cerca hay un poco de cesped y en primavera la gente se tira ahí y es tremendamente agradable... es una tontería pero es genial. Madrid tiene muchos sitios donde tomar el sol tranquilamente y eso le hace más bonito.

-Lo tendré en cuenta.

Y volvió a salir una de esas sonrisas homicidas. es que te matan... POR DIOS, DEJA DE SONREIR!!!!

- Aunque deberías pasarte más por aqui... cuando dejes de ser una celebridad, la gente dejará de molestarte.

-Si te soy sincero es muy desconcertante. Una vez vino la primera niña que me gustó en la vida, hecha una mujer, y claro, más bonita que en la infancia. Y despues de estar... ya sabes- no me puedo creer que use la expresion "ya sabes"-me preguntó más por las actrices de Hollywood y por las películas que por lo que yo sentía o lo que fuese. Entonces vi que yo tampoco les importaba, les gustaba todo el fulgor de la vida en Hollywood, pero ni si quiera se preguntaban que sentía yo. Supongo que tienes razón, pero mi vida no está aquí. Tardaría mucho en hacer vida normal, en Los Angeles me siento más "normal". O es que a ti te resulta normal estar aqui desde que has llegado?

-La verdad... ahora que lo dices... no mucho.

Me sorprendió que fuese tan abierto y sincero así, para empezar. Los médicos oímos cantidad de cosas raras y la gente tiende a mentirnos y a decirnos la verdad mitad y mitad.

La puerta se abrió...

-Espera aqui. Tengo ajo y estacas para espantar a las malvadas brujas.

Entré, con aire desconcertado y con el pelo revuelto por el viento Judith estaba descompuesta.

-Estas bien?

-Sí, supongo... Ya me han preguntado todas si habia venido ya. Y Gary?

-En la cocina, esperándote, dame tu abrigo, vete, hazte una taza de te, tienes el agua calentada ya. Yo me subo a la planta de arriba, si necesitas algo pégame un grito.

Me volvió a abrazar. La devolví el abrazo. No entiendo como la gente puede volverse tan estúpida por un minuto de gloria y destrozar a una familia...

Gary salió a su encuentro, se abrazaron largo y tendido, Judith empezó a llorar.

-Me alegro de verte Gary.

Dejé el abrigo en el perchero y subí las escaleras.

http://www.youtube.com/watch?v=l4efME9Vnlc

No hay comentarios: