Punto en boca

jueves, 31 de julio de 2008

Rain


Estoy parada, parada paradísima. Me he tenido que parar, no he tardado nada en mi Lupo para llegar a comprar medicinas, vamos un par de cosas para cortar diarreas, calmantes, pomadas contra eccemas, vamos, lo suyo. Y luego al coche y nada, la lluvia ha empeorado, tanto que se ha vuelto una densa masa espesa de agua que me impedía seguir.

Y estoy parada en el arcen y no sé exactamente donde, sin nada de electricidad encendida.

Y preguntándome que cojones hago yo aqui.

Al principio admito cierto histerismo, el que te confiere no ver una mierda y pensar que te la vas a pegar, que nadie vendrá a buscarme y que todo será terrible. Pero luego me he calmado, he echado el asiento todo lo atrás que he podido, he cogido la chaqueta y me he tumbado y me he tapado.

Y estoy tumbada en posicion fetal en el asiento pensando, recordando... a mi familia, mi madre cruzaría esta lluvia por verme, no me cabe duda, mis amigas, que ni saben lo que me pasa... Dios, hace tanto que no los veo. Y alguna lagrima se cae, la morriña del inmigrante que le dicen. Todo acompañado de truenos terribles y de una masa de agua bestial que parece que va a arrancar el techo con una virulencia inusitada.

A pesar de eso, cierro los ojos, pienso en el ayer, en las cosas que dejé atrás, en mi cama, en mi casa, en pelo de mi padre, ya canoso por partes, enla piel blanca y blanda de mi madre, en mi familia y su manera de ser, en mi calle, en mi barrio, en el cielo azul, en las pizzas del pizza hutt de al lado de mi kelo, en lo que me apetece mi pijama y una taza de té bien caliente... Quizá solo sea miedo de estar sola y que nadie se acuerde de que no faltas, quizá sea el verte desvalida ante la naturaleza. No sé, solo sé que la única opción es esperar, esperar...

Abro los ojos, me he quedado dormida, me asomo, es de noche y no llueve, solo chispea. Me froto los ojos y me pongo al volante del Lupo, al rato llego a casa, en seguida sale corriendo Judith de su casa. Tras ella su marido, las niñas y al final, lentamente Gary. Salgo con sendas bolsas de medicamentos, pero ella salta la valla y me abraza.

-Nos tenías muy preocupados, no eres la primera que termina cayendo al acantilado con un tiempo así.

-No, me paré y me dormí.

Me acompaña a la casa, medio abrazada a mi, oigo a Matt que se lleva a las niñas a casa, miro atrás, Gary se queda mirando con cara de desasosiego.

-Gary, deja a las chicas solas, estarán bien-le dice Matt.

Yo miro atrás mientras Judith lleva las bolsas y me empuja dentro de la casa "No sabes lo preocupados que estabamos, ibamos a salir a buscarte si no venias", Gary se mueve lentamente y yo no sé que decir.

Judith es mi única familia aqui, pero tambien le importo a su familia.

http://www.youtube.com/watch?v=pFbjE7NFmUI

No hay comentarios: