Punto en boca

martes, 29 de julio de 2008

Tout le monde


Por la tarde disfrutaba de la paz de mi retiro en el pueblo, cuando oí pasos, llamaron a la puerta. Baje los pies de manera precipitada de la mesa, porque soy así de chula y estaba viendo otra vez, como conocí a vuestra madre.

-Si?

-Puedo pasar?

Joder, si Gary venía tanto tendría que hacerle una tarifa especial... aunque esto suena fatal, ahora que lo pienso...

-Pasa.

-Vengo por motivos médicos esta vez.

-Ah, vaya, siéntate, cuéntame, que te pasa?

-La dieta de brecol y coliflor, me produce gases... muchos gases... y tengo que comerme la verdura, o mis sobrinas no se la comerán y claro. Mal. Me ha costado mucho verla doctora.

-Bueno... pues nada. -La verdad, una estrella de Hollywood flatulenta no resultaba tan glamurosa. Claro, que pocas personas resultaban glamurosas en tan penoso estado.- Tendré que mandarle estas pastillas.

-Y como las compro?

-Muy fácil, el dinero bien en billetes como en monedas es intercarbiable por bienes y servicios que...

-Me refiero que no puedo ir a la farmacia. Cualquiera puede enterarse de mi problema.

Vaya, no lo había pensado, el farmaceútico no juzga, pero ya se sabe que los clientes son muy marujos... y no juzgar no es ser confidencial.

-Bueno, veamos que tenemos por aki.- Miré por los estantes. Solo encontré algo de bicarbonato, que debía llevar abierto desde que los mayas se plantaron y dijeron que ni una pirámide más.- No hay mucho que se diga. Tranquilo, ahora mismo iré a la farmacia y compraré lo que necesito, tengo más o menos un inventario de cosas que me vendrán bien.

Me quité la bata y fuí a por las medicinas. No tenía nada mejor que hacer.

-Te vienes?

-Estoooo... de verdad quieres encerrarte conmigo en un coche?

No voy a contestar a esa pregunta sin mi abogado

-Me refiero estando como estoy.

Me reitero.

-Con todas las tripas descompuestas...

Ah! Era eso... Claro.

- Está bien... volveré y te visitaré en cuanto pueda. Puedes probar con una menta poleo, pero yo que tu me iría lejos de las niñas. Esos gases no pueden ser buenos para su desarrollo.

-Jaaaaa, jaaaa, que risa y que irónica. Esto es culpa tuya lo sabes?

-Tal y como yo lo veo, me parece que es una venganza estupenda. Ala, vete a casa que como sigas aqui encerrado me vas a quemar el ficus.

Salí, y me metí en el coche. Empezó a chispear, sin embargo, Gary se mantenía en la puerta de su casa, observándome conducir.

Esto no puede ser sano para nadie, de verdad! Judith, desde que está aqui Gary apenas sí que la veo. A las niñas de refilon, no salgo, es como si me mantuviese en casa esperando a que alguien llamase... yo no soy así, yo no le conozco, estoy haciendo demasiadas cosas de más por una persona a la que le estoy infiriendo demasiadas cosas solo por su belleza (peazo belleza por otra parte) física.

Soy lo peor. Mira, voy a subir el volumen de la música, que como me dé por pensar lo mismo me da la vena y le pongo nombres a nuestros hijos.

http://www.youtube.com/watch?v=4cTtLIgpj18

No hay comentarios: