Punto en boca

jueves, 7 de agosto de 2008

Cigarrettes and Alcohol


Fue imposible, Stephany terminó durmiendo con la boa de plumas rosas alrededor del cuello, luego tuve mucho cuidado, no sea que se ahogue con ella y se la quité.

Una vez abajo me di cuenta de que había una estantería llena de albumnes de fotos, así que en un alarde de indiscrección supina, me puse a curiosear. Había fotos de niños, de lo que fueron Judith y Gary y unos niños más, de lo que se podría presumir como sus padres, todos jovenes, todos sonrientes, todos en la casa de al lado, que por cierto, ha cambiado un montón con respecto a esas fotos.

Había fotos de los padres en su boda, en fiestas, una parecía un fin de año, luegho aparecía otro señor, parecía la nueva pareja de la que suponía que era su madre. Judith vestida de bailarina, Judith en lo que parecía el baile de fin de curso, la boda de Judith (que daño hicieron los 90 a la moda) y Gary en el colegio, tras terminar la carrera, en una obra de teatro...

Gary siempre fue un niño bastante mono, las cosas como son. Aparqué el libro de fotos en el sofá y me fuí a hacerme un poleo a la cocina. tras asomarme, vi que no había nadie en casa, fui a por el portatil. A pesar de que estaba en contacto con mi familia y amigos, cada llamada y mail era un bajón emocional importante, creo que no soy consciente de lo lejos que estaba y de lo mucho que los extrañaba hasta que hablaba con ellos.

Pero tenía un mail, un mail distinto, Olalla y Amelia venían unos dias a estar conmigo, si las acogía como refugiadas, estaban esperando una respuesta y nada, les dije que sí, no lo pensé, pensé que podía ser todo terrible, porque sé que son buenas chicas, pero disparatadas en su haber, sin embargo, necesitaba no echar de menos a esa gente tan querida que dejé al otro lado del mar.

Me iba a acostar en el sofá, de hecho tenía la luz apagada y solo entraba luz tenue de la calle cuando sentí la puerta. (La cama de un matrimonio es sagrada)

-Cariño ya estoy en casa... uy, te ibas a dormir.

-Yaaaaa nooo. Qué tal?

Gary ya no olía a colonia de marca, olía a cerveza pasada y cigarrillo requemado. Tenía pinta de haber bebido un poco más de lo necesario para ser feliz.

-Bieeeen, bieeen, me preguntaron por trajes, por el culo de las modelos y actrices, y por cosas que no entiendo... qué es el tafetán?

-Un tela brillante para forrar zapatos y hacer vestidos de fiesta, por?

-Porque... no me acuerdo.

Se dejó caer en el sofá y se tumbó.

-Por una vez no me he sentido el ser criticado por los tíos, me han invitado a cervezas, supongo que les he dado lo que quería oir, que básicamente son chismes.

Sonreí, se acercó a mi y me puso el brazo por encima y me medio abrazó.

-Me gusta abrazarte, no sé porqué, pero me gusta, es una sensacion muy bonita, nunca habia tenido tan buen rollo abrazando a alguien.

Fomento el teletubbismo, esto es el colmo.

-Sí, es un don.

Un don Simón. O dos, porque en 5,4,3,2,1... Gary cayó en coma con el brazó encima mía, así que le quité los zapatos (italianos, y más caros que nada), y le tapé con la manta.

Sé que mucha gente en estas circunstancias aprovecharía para sacar partido de las circunstancias, pero eso de que huela a birra y tabaco pasado y que encima no esté en plenas facultades (de ninguna clase), así que me limité a taparle con el edredon y darme media vuelta, mi nariz es muy sensible a según que olores.

Y por si alguien lo pregunta, no ronca, pero respira muy fuerte y eso también ayuda a conciliar el sueño.

http://www.youtube.com/watch?v=Ajr8czteaIQ&feature=related

No hay comentarios: