Punto en boca

lunes, 11 de agosto de 2008

Generator


El timbre sonaba, diiin doooon, diiiiiiin dooooon, aaaaaaaaaaargh que ascazo.

Basta que digas, esto no para que ala, dos tazas para jartarte del todo.

Me asomé a la ventana. Era Gary, me sequé los lagrimones. Normalmente no soy tan ñoña, pero este tiempo del demonio debe estar haciendo mella en mi.

Abrí la puerta.

-Vaya, ya estaba pensando que tendría que tirar la puerta abajo.

Me crucé de brazos.

-Estas bien?

-Mucho, puedo encerrarme ya?

Enarcó las cejas tanto que pensé que se le iban a salir de la cara.

-Sí, claro... de verdad que estas bien?

-Quiero estar sola si no es mucho pedir.

-Te pasas el día sola, no sé porque quieres aislarte más.

-Porque siempre es por imposicion y ahora me apetece.

-A nadie le apetece, venga, tienes un mal, día, vamos a hacernos un té y verás como se te pasa.- Se acercó a mi, pero ahí seguía con los brazos cruzados a la altura del pecho con plena postura samurai. No iba a echarme atrás- Vas a dejarme pasar?

-No, por favor, respeta mis decisiones.

-Venga Elisa, no seas niña.

Le empujé, tanto que le saqué por fuera del umbral de la puerta. Se quedó ojiplático, casi tanto como yo, que no pensé que nunca pudiese hacer algo así. Y acto seguido di un portazo. Madre mía, qué he hecho, que violenta soy!

Habeis visto alguna vez las películas americanas en las que las casas estan abiertas de par en par... pues sí vivís en Escocia, recordad cerrarlas, porque mi puerta se abre hacia dentro, y Gary todo indignado la abrió, volándome la nariz. Mientras me agarraba la nariz dolorida me cogió como si fuera un saco de patatas y me echó al hombro.

No sé si me entendió pero solo podía decir cosas en perfecto castellano, porque por mucho inglés que sepas y mucho tiempo que lleves en la madre Bretaña, los tacos si eres español, los seguirás profiriendo en la lengua de Cervantes.

-Cabronazo bajame, que me has volado la nariz! Me cago en la madre que te parió! Pero como puedes ser tan bestiajo, peazo animal! Troglodita de los cojones!

Llegamos a la cocina y me sentó en una silla, me puse de pie, pero con una extraordinaria fuerza me volvió a sentar. Entonces pensé que en vez de Gary tenía John Wayne enfrente mía y nos tocaba hacer un remake del hombre tranquilo.

Puso una rodilla en tierra, parecía que me iba a pedir matrimonio, pero se sujetó la cara y me miró la nariz... luego nos dimos cuenta por un goteron en mis vaqueros, que mi nariz sangraba, así que se levantó cogió papel superabsorvente que te cagas y me lo puso en la nariz.

- Se acabó. Te vas a comportar.

Me tape la nariz con el papel, ni le miraba, no quería mirarle, es esa sensación de que si no miras a una persona es como si no estuviese ahí, que bueno, eso no se lo cree nadie, pero en fin.

Se levantó y puso la tetera. Tampoco me miró. Por un momento pensé que si me levantaba y corría a alguna parte no podría cogerme, sobre todo porque era estúpido. Luego me levanté serenamente, era mi casa, la doctora era yo!

-Gary, te agradezco tu intención, pero antes de que me vueles algo más,hazme el favor de dejarme sola.

-No

Joder con los escoceses.

-Gary llamaré a la policía si no te vas, es más te pondré uan denuncia y la pasearé en todos los platós de televisión.

Se fue un momento y vino con el inalambrico en la mano... lo que yo decía, escoceses del horror.

-Vale, pues no estes en la misma estancia que yo.

Y me fui al baño. El papel estaba todo chorreado de sangre y busqué algodones para reemplazarlo. Oí que fuera Gary había encendido el televisor. Yo me volví al despacho silenciosamente. Me volví a tirar en la camilla, quieta y silenciosamente...

Pero Gary estaba subiendo la televisión, poco a poco y era ya insoportable.

Se acabó! En el amor y en la guerra vale todo, no? Pues esto es la guerra... te vas a cagar.

Bajé las escaleras a toda prisa, casi me tuerzo un pie al caer tras saltar los 3 ultimos escalones, me quité la sudadera de un tiron y despues la camiseta, la vergüenza de un médico con estas cosas es relativa porque los vestuarios son públicos en los hospitales españoles, entonces eso de ver a gente en pelotas hace relativizarlo todo. Le quité el mando a Gary y me senté a horcajadas.

- Qué demonios haces?

-O cerca o lejos! Si te vas a quedar haz algo productivo o vete al infierno jodido escocés chiflado.

Le cogí fuertemente de los pelos de la nuca, pero se zafó y esquivó un beso que, di las gracias aunque no lo creais, por no tener que darlo, me empujó al sofá y se pusó de pie.

-Chiflado? Tía, vete a un loquero a que te mire.

Y se fue dando un portazo.

Bajé el volumen, desconecté la tele y cogí la sudadera y la camiseta que andaban por el suelo. Me subí arriba de nuevo y me quité los tapones de la nariz (qué asco para el pobre Gary) yme miré el golpe en el puente la nariz... no habia rasguño, pero podía haber algo de moraton.

Me fui a hacer ensalada de maiz para rellenar sandwiches y empecé a silbar una alegre cancioncilla.

http://www.youtube.com/watch?v=8EyOlP9IyFg

No hay comentarios: