Punto en boca

domingo, 3 de agosto de 2008

Ghost


Al día siguiente vi que la flor empezaba a ponerse un tanto pocha, así que hice una cosa de mis años de estudiante de insituto: la puse en papel de periódico, boca abajo, y la colgué de la cuerda de tender, así se secaría y no tendría que perderla de vista.

Con esta técnica las rosas te quedan perfectamente secas y un tanto lúgrubes, pero hay que admitis que las plantas fallecen con mayor belleza que los humanos.

Al ver que el tiempo no ayudaba al proceso, directamente determiné llevarla al despacho y secarla allí y allí la dejé.

Barbara subió a por recetas, unas pastillas para una tos persistente que habñia cogido, vamos unas placas en la garganta de nada. Miró el cucurucho de papel con la flor dentro.

-Estoy secando una flor que me han dejado.

-Una flor?

-Un jacinto, me lo dejaron la noche que volví de por medicinas.

La cara de Bárbara se desencajó.

-Quién la dejo?

-Pues no lo ví, no lo sé, pero le he dejado un post it en el felpudo y esta mañana no estaba.

-No tiene gracia sabes?

No sabía a qué demonios se refería, cogió la receta y se fue dando un portazo. Salí tras ella.

-Barbara, no sé a qué te refieres, pero no te consiento esos modales.

-Y yo no te consiento que te rias de la memoria de un muerto.

-Qué?

-Sabes perfectamente a qué me refiero, no te hagas la tonta conmigo.

-No Barbara, no lo sé, no soy como tu, no me dedico a indagar en vidas ajenas.

Se me quedo mirando con un odio tremendo a los ojos, pero no baje la mirada, esperando una explicación a esos modales.

-Júralo.

-Que?

-Jura que no sabes nada de qué estoy hablando y que te mueras si rompes tu palabra.

Aquello me resultaba muy infantil.

-Lo juro.

Se quedó petrificada.

-Seguro que no viste a nadie.

-Una especie de sombra, pero podía ser cualquiera, ni siquiera se distinguía si era masculina o femenina. Barbara estas bien?

Barbara entró en el salón y se tumbo en el sofa, se echó la mano a la frente.

-Pensé que se había ido.

-Quien?

-Henry

-Henry el médico?

Asintió con debilidad.

-El muerto? El ex propietario de esta casa?

-El mismo.

-Pero eso no puede ser, aqui no ha pasado nada extraño.

-Era típico de Henry, además en Escocia los fantasmas son muy comunes, seguro que se le quedó algo por hacer.

Me estaba dejando bastante desconcertada todo esto. Judith entró con pastitas a la casa cuando nos vió allí, Barbara todavía con la mano en la frente y otra en el pecho y yo sentada a su vera en un escabel. Nos miró con el plato de pastas en la mano, inquiriendo una respuesta.

-Creemos que Henry ronda por el pueblo.

No hay comentarios: