Punto en boca

viernes, 1 de agosto de 2008

Goodnight Goodnight


Estoy mal de la chola, pero bastaaaaaaante mal.

La cosa es que por la noche pensé que hipotéticamente alguien, el propietario (o propietaria de la flor) vendría esa noche. Y la cosa es que no me lo pensé y antes de irme a dormir pusé un post it en el felpudo. Solo los tenía verdes con forma de estrella, sé que no es muy serio, pero puse el post it en el felpudo. Y puse "muchas gracias" en el papel.

Y me fui a la cama, me tape, hasta las cejas como siempre. Y oí los golpes de las chinitas en la ventana como siempre. Bajé de un salto de la cama a la puerta trasera, como siempre, tenía ganas de ver a Gary a ver si decía algo. Y abrí la puerta, estaba mirando al suelo y levantó la cabeza con un aire bastante cinematográfico... y bastante sexy.

-Espero no molestar, Judith dijo que ya estabas bien

-Realmente nunca he estado mal. -dije haciendo un ademán de dejarme paso a la casa- Judith se preocupó y yo estaba algo desconcertada, pero no he estado mal.

-Me alegró-y dicho esto me dió algo parecido a un beso con abrazo medio que si medio que no en la mejilla.

-Oh... vaya- sonreí- qué vas a tomar esta noche - por quitarle hierro al asunto

-Eeeeem pues no sé, de momento nada de nada. Es verdad que vas a cuidar a los niños de Judith este sábado?

-Tecnicamente no era ningún sabado en particular, pero me ofrecí a hacerlo un sábado.

-Ella ha decidido dejarme solo en el pub y si se va tu también te irás y no vendrás. No pensaba quedarme solo ante el peligro.

Sonreí. Puse agua a calentar en la tetera. Mi tetera es de color verde oscuro, me gusta, me recuerda a un juego de té que tiene mi madre en Madrid. Me dí la vuelta y estaba serio mirandome.

-Elisa, yo... lo siento.

-Ein?

-Estuviste tirada en la carretera por mi.

-Porque te mandé comer coliflor hasta que explotases... no puedo luchar contra ti Gary, tienes a los dioses de tu parte.

No sonrió, tenia los ojos un poco afectados, una expresión de culpabilidad intensa.

-Gary, desde que estoy aqui apenas sí he reparado en que he dejado mi vida de Madrid de lado, he escrito a mis amigas y he llamado a mi familia, les eché de menos en ese momento, porque apenas sí me había parado a pensar en lo mucho que los quiero y como estoy unida a ellos, pero terminé durmiendome... soy un desastre, no te sientas mal.

-Y si te hubiese pasado algo?

-Pues sería por seguir conduciendo con ese tiempo, yo sería la inconsciente.

Se levantó, todo lo alto que era y se situó frente a mi muy serio. Me abrazó largamente, era una sensación muy muy agradable, como cuando hace frío llegas a casa y te pones ropa comoda y una mantita y te echas al sofá o como cuando tienes calor y te mojas la nuca con agua fresquita, es algo que te resulta muy agradable, pero te da l impresión de que ya lo has vivido antes, que te es familiar, solo que nunca lo has vivido, porque de ser así te acordarías. SAl principio me quedé un poco medio que si le abrazó que no, pero luego terminé el abrazó completo disfrutando del tiempo que durase.

Obviamente, no me aparté, porque cuando te encuentras con esta sensación no eres tan idiota como para rechazarla.

Se apartó y le miré a los ojos esperando no tener cara de idiota redomada. Sonrió al ver que realmente estaba bien. Sonreí como respuesta.

-Vamos a ver la serie esa tuya, pero esta vez en la cama, que no puede ser bueno que duermas en el sofá.

Al subir, instalé el pc en una mesita cerca de la cama. Él subió dos menta poleo a la cama, ya se había agenciado una taza de Jack, de pesadilla de antes de navidad desde que estaba aqui. Siempre cogía la misma.

Al ponerla en la mesilla de noche, vió el jacinto.

-Y esto?

-Alguien lo dejó anoche en el welcome de la puerta. Le he dejado una nota en el welcome, pero no tengo ni idea de quien es, no pude verlo, fue en plena tormenta.

La miró con los ojos abiertos, como si estuviera intentando ver algo que no podíamos ver los demás en la flor.

-Es bonita.

-Sí que lo es.

Se quitó las botas de vaquero, colocamos cojines para estar como en una cheslonge, nos tumbamos en la cama, me tapó con el edredon ligeramente, puso el pc y nos pusimos el capítulo de la serie como conocía vuestra madre.

Al rato, terminó, estaba muy cansanda. El me miró "me llevo las llaves, cierro bien, mañana te las devuelvo, asi no tienes que levantarte". Me volvió a abrazar un buen rato y yo me dejé, me besó en la frente y se fue apagando el ordenador, me recosté, estaba muy relajada y me dormí. Al dia siguiente, el sol tenia menos lucha contra las nubes y la flor seguía ahí para darme los buenos días.

http://www.youtube.com/watch?v=_r80uU-kn4A&feature=related

No hay comentarios: