Punto en boca

martes, 19 de agosto de 2008

Six feet from the edge


-Hace mucho que no viene Prudence

-He estado buscando, pensando en lo que hablamos la última vez... lo recuerda verdad querida?

-Sí.

Yo la auscultaba con cariño intentanto oir más allá de sus palabras y sus latidos para ver si todo era normal. Ella callaba cuando veía ese esfuerzo.

-Tosa Prudence

Y Prudence timidamente tosía. La miraba como si la estuviese regañando y tosía con más fuerza.

-Vístase.

-Usted está todo el día con esas amigas suyas y con Judith y he pensado que claro, está en una generación que piensa que quizá no necesita a nadie, pero es que no se ha unido a nada.

-Como dice?

-No tiene mascota, no tiene trabajo fijo, porque el año que viene se marchará, no tiene pareja, ni familia... ni siquiera tiene plantas en esta casa... No se ha unido a nada.

-Soy libre

-Sí pero quien cuida de usted?

Sonreí, me miró con ternura.

-No piense que vengo a echar a sus amigas y a adoptarla, nada más lejos de mi intención. Pero he pensado que debería empezar cualquiera misión siendo sincera y creo que usted también necesita a los demás, solo que no quiere admitirlo. La gente siempre se va, con más o menos estilo, es la única diferencia.

-Y que cree que debería hacer?

-Empiece por poner una planta aqui y luego... no sé, a ver que pasa.

-Y su misión?

-Bueno, no sé, pero de momento con decirle esto ya he conseguido algo, por lo menos que haga la habitación menos triste.

Una vez fuera me paré a mirar la habitación y miré la foto de Henry. Todo era gris con la luz tenue de la ventana, sin dibujos, sin nada, demasiado aseptico.

-Es triste en verdad.

http://www.youtube.com/watch?v=aQ9GrZ3CEyY&feature=related

No hay comentarios: