Punto en boca

viernes, 15 de agosto de 2008

Swimming on a star


"Preparaté para el puente del Pilar" me dijeron"porque vamos a sacarte de tu escondrijo!".

Tres de mis amigas se vinieron al pueblo para el puente del Pilar, que era un jueves y el viernes consiguieron hacer fiesta en sus respectivos trabajos.

Gente con suerte.

Fui a buscarlas bien tempranito, no fuese a ser que se perdiesen. Que yo las perdiese era imposible, efectivamente Olalla y Amelia habian decidido venir y en última instancia avisaron a Blanca, que se apuntó también , asi que nada, tendríamos que repartirnos mi cama, una cama más en el divan de mi despacho y el sofá... habitaciones grandes, pero pocas camas.

Estando en el aeropuerto pude oir las voces más que altas de las tres. Olalla era muy guapa, castaña, con mechas rubias y un pelo con grandes ondas, muy como de pelicula. Amelia siempre apostaba por llevarlo en coleta y recogido, era morena y siempre vestia con cosas como de surfero playero pero en bonito y Blanca hacia honor a su nombre, no era la primera vez que la confundian con extranjera en la playa.

-Eliiiiiiii

Grandes abrazos y besos de saludos y bienvenida siguieron el ritual. Olalla estaba entusiasmada por estar en otro país, Amelia callada miraba al rededor y Blanca hacia debida cuenta de todas las cosas que habia adquirido en el Duty Free del aeropuerto de Barajas.

Fueron comiendo galletas colina arriba despues de llenar la parte trasera y el maletero de maletas y eso que solo se quedaban para 4 dias y les había avisado que eso no era una ciudad, no había bares ni habia nada de vida social, solo mi casa.

Pero es lo que tienen mis amigas, que estar juntas es una fabulosa excusa para reunirnos y ponernos monas.

Esos dias solo vino la mujer de la espalda en cicatrización y un par de madres y abuelas a por jarabe para la tos de los niños y abuelos, que la gripe venia con tos este años, asi que más o menos estuvimos bastante tranquilas, las niñas y yo nos pasabamos el primer día en lo que podríamos llamar una verdadera fiesta de pijamas, comiendo comida poco sana, hablando de intrascendencias, de vidas propias y ajenas y de chicos como no.

-Y tu Elisa?

Sonreí con la taza cerca de la boca antes de que pudiese darle un sorbo.

-Me gusta alguien

-Quien es? Le conocemos?

-Sí y no. Os acordais de la película de la Batalla de Lepanto?

-Sí, yo al vi era super emocionante- dijo Blanca buscando una pasta con mermelada de fresa en la caja de las pastas.

-Es el hermano de mi vecina.

Todas pusieron los ojos como platos. Tragaron el contenido de su boca con lentitud.

-pero es que ese nos gusta a todas.

-Ya, pero es que llevamos cosa así de un tiempo hablando y nos llevamos bien, vamos eso quiero creer.

-Cuanto?

-Una semana

-Baaaaaah- dijeron todas.

Vale, vale, esto no es una relación, pero ojo! que yo no he dicho que lo fuese.

-Elisa por favor!

-Vale, vale, solo nos caemos bien, solo he dicho eso

-pero lo has dicho a la pregunta de si habia alguien. Aver-dijo Olalla acercándose a mi con aire de Ally Mc Beal- de qué base estamos hablando.

-Abrazo que es? Y beso en la frente?

-Abrazo y beso en la frente es no pisar el campo Eli, sé realista.

-En una semana?

-Aceptable, pero no es base.- Dijo Amelia con parsimonia mirando a través de su botella de Heineken medio llena

-No esperareis que pise cuarta base en la primera semana!

-No, no esperamos nada.

De repente Gary entró por la puerta trasera, llevaba vaqueros una chaqueta azul oscura de lana que hacia pensar que no llevaba nada debajo y sus botas de cowboy. Todas las niñas se quedaron ojipláticas.

-Anda estas acompañada!

Me levanté con gracia y mirando a mis amigas les presenté.

-Sí, son mis amigas españolas: Olalla, Amelia Y Blanca.

Aprovechando las costumbres españolas todas se levantaron y le dieron dos besos con un lacónico Hello.

-Venia a invitarte a cenar esta noche, Judith ha hecho asado, pero no habrá para tantos... así que supongo que no vendrás.

-Me encantaría, pero soy la anfitriona. Es un muy bonito ofrecimiento. Muchas gracias.

-De nada-dijo con cara de resignación- nos vemos chicas.

Todas saludaron con un good bye en un gesto impresionado. Cuando oyeron la puerta empezaron a sentarse, qué digo sentarse, a desplomarse en el suelo (Olalla estaba tirada en un cojin en el suelo) y las demás en el sofá.

-Madre mía Eli... eso te ha abrazado? Has jugado en la liga americana!-dijo Amelia

-Que cuerpo, que todo!- dijo Olalla.

-Aigh- suspiró Blanca.

-Eso digo yo.

http://www.youtube.com/watch?v=tVAVCW2t_TE

1 comentario:

amor y libertad dijo...

yo creo que a los chicos no nos importa llegar a la cuarta base el primer día