Punto en boca

domingo, 28 de septiembre de 2008

Sad song


Bip, bip, bip...

Prudence permanecía monitorizada y sedada por los fuertes dolores de cabeza mientras traían las pruebas.

Tras verla dormir, se me ocurrió que el único telefono que tenía de la gente del pueblo era el de Judith, así que aunque eran las tantas, como me había comprometido a ello, la llamé.

-Judith, siento molestarte.

-Tranquila, estamos todos en la taberna de Doward, ninguno podemos dormir, Prudence era una ser muy especial para nosotros. Cómo está?

-Era lo que esperabamos, pero tienen que traer las pruebas para ver como la ha afectado y qué pasará.

Oí como Judith se movía por la habiatación y salía a fuera, en silencio, oí el portazo con la campanilla de la taberna.

-En serio, Elisa, se está muriendo? Prudence va a morir?

-No lo sé, no puedo decirtelo, en seriop, no miento para protegerte, es que sinceramente estas cosas no puedes preveerlas. Y menos con los medios de los que disponemos en el pueblo.

-Ya veo. Y tu como estas?

-Un poco cansada, pero bien. Confio en que Prudence mejorará.

-No hablaba de eso, Gary está en casa con las niñas cabizbajo desde que te fuiste.

Fue montarme en el coche y olvidarme de todo el día.

-Ha sido un día formidable Judith, es una persona muy muy especial y hacia mucho que no estaba tan feliz con alguien. Pero se irá a Hollywood y a mi me encanta mi trabajo y... no estamos hechos para eso, entiendes? Nos hemos dado un día, muchos no tienen ni eso, pero se acabó.

-Ya... es muy triste.

Suspiré, es como si se me fueran a caer los ojos con dos lagrimones al suelo y rebotaran por toda la habitación.

-Elisa, no quiero presionarte, pero es que... Hace mucho que no veo a Gary feliz y sinceramente, ahora que os habeis encontrado, es una lástima.

-Judith, yo...

-Lo sé, sería renunciar a todo, pero, por un segundo sería maravilloso.

-Sí, lo ha sido, va a ser muy dificil vivir cerca de él.

-Bueno, aqui estaremos para lo que necesites, mañana irá alguien a hacerte compañía, para llevarte ropa limpia y que descanses.

-Gracias, manda saludos a todos.

-De tu parte, descansa.

-Vosotros también.

Colgué. Me dí cuenta de que ese hospital resultaba más frío que los españoles, solo porque todo estaba en inglés y resultaba más desapacible. Miré por la ventana, las lucecitas de la ciudad se veían lejos, como pequeñas luces de Navidad y todo era frío y desapacible, con el pitido de la maquina de fondo, bip, bip, bip...

Prudence descansaba con tranuilidad, los profundos surcos de su cara parecían dilatarse y ser menos expresivos, su pelo blanco no parecía tan rudo tumbada y sus manos permanecían cogidas con las palmas boca abajo, como si la hubiesen colocado así.

Cogí una silla y la acerqué a la cama, dejé mi chaqueta ahi. y me situé cerca de la maquina, para notar cualquier anomalía. La besé la frente, me senté casi tumbada y me tapé con la chaqueta a descansar.

Es muy dificil concentrarse en dormir cuando las cosas están tan complejas, intenté relajarme, pero solo me venían a la mente los maravillosos momentos que habia vivido cerca de Gary los últimos días, sobre todo hoy, como hemos ido de un sitio maravilloso a otro, el olor a mar de esta mañana tumbados en la hierba, el olor a su colonia de madera y del calor de su cuerpo, su mirada verde, sus manos grandes... todo era maravilloso y casi perfecto.

No sé que voy a hacer ahora, estoy tan perdida.

Bip, bip, bip...

http://www.youtube.com/watch?v=0k8SVTV-GWc

No hay comentarios: