Punto en boca

viernes, 5 de septiembre de 2008

Shinny Happy People


-Bueno, qué quieres que hagamos entonces?

Sé que suena increible, sé que la mayoría de mujeres, frente a esa mirada penetrante y directa dirían sexo, sexo, sexo... pero no sé porqué me pareció tan absolutamente maravilloso nuestro día de Edimburgo que pensé que me llevaría un mejor recuerdo de todo eso si no me limitaba a estar en un colchón.

-Pues no sé, pero me apetece ir a algún sitio bonito, a ver cosas bonitas... no sé, como el

-Día que fuimos a Edimburgo- dijimos al unísono.

Vale, estaba hecho, fue un gran día para ambos y ahí estabamos. Y los dos queríamos.

-Muy bien, vete a casa, arreglate un poco y ponte ropa cómoda si lo deseas, despierta a mi hermana, que venga, nosotros nos vamos, pienso llevarte a un sitio que te va a encantar.

Le miré con una gran sonrisa.

-Donde?

-Ah! Es una sorpresa.

Odio las sorpresas, el problema es que la gente tiene a pensar que en un alarde de original puede tirarse el pisto sin rozar el mal gusto o la estrabagancia... y rara vez le sale. Y muchas veces esos errores me los he comido yo. A veces pienso qué concepto tan terrible tendrán ciertas personas de mi para pensar que ciertas cosas me pueden encantar.

-Vengaaaaa...

-No seas niña y vete a ducharte, conociendote, estarás deseando darte una ducha.

Sí, sin ducha no soy nada. Asentí un tanto a regañadientes. Me puse pie con pereza y me fui a la salida. El me acompañó a la puerta y una vez allí me besó. Y me besó no como esos besos de muacka y ya, no, me beso de manera comunicativa, como si fuera una promesa de que sería un día genial... es cursi, pero es lo que hay.

Salí por la puerta y entré casi corriendo en casa, obviamente estaban en el cuarto, así que antes de encontrarme con escenas que no debo ver, decidí dar un toque en el móvil de Judith.

Estaba dormida.

-Mmmmmm?

-Judith, soy Elisa, estoy en el salón, necesito ducharme, necesito usar mi cuarto y eso... crees que tardarás mucho en salir de mi cuarto?

-Mmmmmm!

-Eso es un sí?

-Mmmmmm...

-Judith por Dios, no me estas clarificando nada.

-Eso depende de si te has tirado a mi hermano en el salón de mi casa con mis hijas en el piso de arriba.

-Ah, bueno, entonces no.

-Idiota.

-Hemos dormido juntos, si te sirve.

-Idiota.

-Bueno...

-Vale, dame 5 minutos y pon la tetera a hervir.

Laralalalaaaa... a eso vamos.

Poniendo el agua en la tetera me he dado cuenta de que quizá y solo quizá le esté dando una idea totalmente equivocada de lo que es esto a Judith, es decir, ella pensará que esto va a algun lado, cuando es una relación de un solo día consensuada.

Un nuevo concepto, una nueva idea de relación: un nuevo eufemismo para hablar de un rollo de un solo día sin compromiso a largo plazo.

Una pantomima pero un apaño al fin y al cabo.

Una vez la tetera pitaba la aparté del fuego, y noté que Matt bajaba todo somñoliento pero contento y Judith bajaba un poco más tarde, pero como tenía prisa y hay la suficiente confianza con ella subí los escalones de 2 en dos.

Llegué arriba, y me metí en la ducha, a darme una limpieza jabonosa, me di un poco de crema en el cuerpo, una hidratante facial con color, disimule las ojeras y me hice una graciosa coleta con el pelo humedo arriesgandome a una muerte por enfriamiento sin secarme el pelo.

Tiempo record, solo 30 minutos (creedme, es un record personal).

Vaqueros, sudadera con capucha y una camiseta, unas playeras y una mochila con camara, carnet y movil.

Al rato estaba buscando las llaves del coche cual posesa por toda la casa. Gary estaba ya en la cocina con un atuendo similar al mio.

-Tranquila, conduzco yo, está todo?

Cuando encontré las llaves del coche al fondo del bolso (ciencia exacta la que hace que todo lo que buscas se deposite matemáticamente al fondo de la mochila/ bolso/ similar) respiré tranquila y asentí.

Nos metimos en el coche y me llevó por la salida del pueblo que nunca tomaba, nunca la habia visto y no sabía donde ibamos, pero sinceramente no estaba preocupada, pero estaba muy nerviosa y alterada, me daban ganas de pegar saltos y gritar... y para mi desgracia no puso música en todo el viaje y solo me fije en la ventanilla y el paisaje.

De reojo veía que me observaba como buscando mi aprobación del paisaje. Escocia no necesita mi beneplacito en estos momentos, ya me encanta.

http://www.youtube.com/watch?v=NqJAhQJdPeg&feature=related

1 comentario:

amor es libertad dijo...

"... such a perfect day, feed animals in the zoo..."

(l. r., "perfect day")