Punto en boca

jueves, 16 de octubre de 2008

Shut up (and sleep wiht me)


Cada vez me gusta más dormir junto a Gary. No es el hecho de que huela increiblemente bien (a pesar de que hoy noto que el desodorante no ha hecho su función total, pero se lo perdono por esta vez, proque ha sido un día terrible... para ser médico soy muy quisquillosa con los olores...) y que no sude como un pollo, cosa que se agradece.

Tampoco es el hecho de que aunque respire fuerte no ronque, que tambien se agradece.

Tampoco es el hecho de que siempre que se da la vuelta note que nunca me quede sin mantita, que se agradece mucho dado el frío que hace.

Es que mola y punto.

Hay cosas que acumulan muchas cosas buenas pero no sabes porque son buenas, solo que son buenas en sí.

Y dormir con Gary mola.

No tiene grandes manías, pero sí una pequeña, siempre tiene que tocarme con la mano, es decir, parece que tiene que mantener contacto conmigo, tocarme el pelo, o la mano, o la espalda, aunque con el resto no me toque, es como una especie de trampa que se activa si me voy muy lejos, de hecho, mientras dormia me he separado de la mano y parecia que me buscaba, jejeje...

Prudence no está aqui, el mundo se vuelve un poco más cruel y pequeño, pero hay que ser optimista, pronto se acercará halloween y dentro de nada navidad, podré volver unos días a casa.

El tiempo pasa veloz y todo parece volar a mi alrededor, da un poco de vértigo pero es agradable. Decido agarrar la mano a Gary que responde cerrandola con suavidad.

Cuando quiero darme cuenta se vuelve a hacer de día... todo va demasiado deprisa

http://www.youtube.com/watch?v=4upn3M4jtQY

miércoles, 15 de octubre de 2008

Sweet Harmony


Alguna gente me pregunta a quien tengo en mente para ciertos personajes o en quien pienso para esta serie si alguna vez se hiciese la peli (idea peregrina por otro lado).

En el caso de Elisa tengo dos favoritas y cada momento que pienso en Elisa es una distinta, una es Melani Olivares (sí, pero a veces la imagino así) y la otra es Verónica Echegui, porque hacen de chonis, pero creo que pueden hacer desde algo muy trágico hasta muy destartalado.

El chico está clarísimo, he tomado por modelo a Gerard Butler, vale que como un cristo dos pistolas que le pegan estas dos como pareja, pero también pretendía un poco esto, que fuese un poco inverosimil que alguien como Elisa, muy pequeña y normalita pudiese liarse con el peazo de hombre que suponer Gerard.

En el caso de Doward, lo tenía muy claro desde que vi el inglés que subió una colina y bajó una montaña, Colm Meany, que le conocereis de varias películas. Igual que el pobre alcalde, que tenía claro que sería alguien enjuto como James Cromwell.

Para Prudence tenía la imagen de la vieja Audrey, es decir, envejecida y muy delgadita, pero sonriente. Igual que la abuelita de los bultos en la espalda sería como no, Angela Lansbury, que la veo muy de "me voy de vacaciones con mi hija y mis nietos".

Barbara tenia que ser alguien feroz, con cara de mala leche, y como Maggie Smith, que la he visto mcuhas veces haciendo de antipatica y te resulta enternecedora.

Gran papel para un fantasma, al anterior médico lo visualice como Michael Cane, tócate los plikis...

Bueno, otro día os seguiré contando como veo a otros personajes, pero podeís dar vuestra opinión sobre esta vision o como los visualizabais vosotros en comentarios.

Os dejo con uan version curiosa de este tema y una foto de la belleza de Maggie Smith de jovencita.

http://www.youtube.com/watch?v=pL8JwICi_Mk

Away


Nunca había amortajado a nadie, nunca habia visto a amortajar a nadie y desde luego constituía toda una experiencia.

Los médicos experimentan con los cuerpos, pero toda la tradición que va detrás de ello, la preparación para lo aseptico que resulta la muerte, eso, no es asunto nuestro, es como una especie de asunto de sociedad de castas, nuestra casta no toca nada que este muerto despues de la experimentación para sacar cosas en claro sobre la vida.

Sin embargo, hay mucha sensibilidad en el proceso, vistes a alguien con el mimo y cuidado que tienes a su imagen, respetas su cuerpo y sacas lo bueno que ves de esa persona con el fin de que todos se queden con esa idea.

El resultado? Prudence solo parecía dormida en un profundo sueño.

La iglesia del pueblo era especialmente bonita y tranquila, tenía un enorme roseton que hacia que se iluminara toda la estancia de vivos colores, ya que apuntaba al este y con el sol de la mañana todo era como una especie de fiesta luminosa multicolor. La iglesia, a pesar de ser de un granito oscuro y envejecido, no era en absoluta fría al visitante. No era muy grande, pero era muy recogida y coqueta.

El padre dío una preciosa homilía centrándose en el hecho de que fue una gran persona, fue una mujer muy fuerte que enseñó a nivel academico y personal y siempre fue una filántropa de mucho cuidado... y vino a mi porque no tenía nada de qué preocuparse. Cuando recordé ese hecho no pude evitar sonreir.

Es lo bonito del rollo paciente médico, que se quedará como un secreto entre las dos.

El cementerio era en una gran explanada de cesped y piedra, con grandes pedruscos con nom,bres casi borrados por los elementos y algún gran ángel que velaba por alguna tumba de alguien más adinerado.

Tras acabar el funeral, me apetecía estar sola, pero todos se fueron a la taberna de Doward...

Barbara se me acercó.

-Sal de tus modales españoles, llevas mucho tiempo aqui y va siendo hora que vivas nuestras costumbres, extranjera!

-Sí, al fin y al cabo, has perdido también a alguien como nosotros- dijo el padre.

La cosa es comer algo, beber bastante y hablar mucho de diverditas y buenas anécdotas sobre el difunto. Suele pasar que eso se generaliza al final a todos los paises, porque nadie soporta concentrarse en lo malo de la ausencia y se mitiga el dolor gracias al recuerdo divertido.

Tras eso, ya sí me recogí, cuando quise darme cuenta eran alas 7 de la tarde.

Me fui andando tranquilamente a casita, habia una niebla meona y la verdad, era hasta agradable.

Llegué a casa, me quité las zapatillas con los pies, sin usar las manos y subí al piso de arriba me tiré en la cama, y me quedé ahí un buen rato no sé cuanto, solo sé que cuando oí la puerta eran las 10, asi que mucho tiempo debió transcurrir.

Gary estaba en la puerta bastante chispado y con la ropa húmeda.

-Hoy he perdido a alguien importante, española!

Asentí

-No pienso perderte de vista esta noche, conozco tus ramalazos y sé que te dará por pensar, así que pienso dormir muy cerquita tuya.

Subí una ceja de manera instintiva.

-Pero nada de sexo, que estamos de luto y esto no es serio.

Vale...

http://www.youtube.com/watch?v=pGXO6INUPEE

lunes, 13 de octubre de 2008

Sorrow


No me gustan nada las muertes.

Es una parte que te preparan hasta cierto punto, pero que no asimilas, luchas porque no pase.

Y a veces pasa. En el pasillo estabamos Gary y yo, ambos sin tocarnos, con la fría sensaciónd e que no podía ser una buena señal. A ver, besas a un chico, te lias la manta a la cabeza yen cuanto te sientas, ala! Va alguien y la palma. Sí, coincidencia, pero que podía haberla tocado la lotería en vez de diñarla, digo yo!

Gary miraba al suelo.

-Era una gran dama.

Le miré, no lloraba, pero estaba muy afectado.

-Actualmente no hay mucha gente de la que puedas decir esto, es decir, hay muchas mujeres que son grandes mujeres, pero damas, no mcuhas. Es una perdida tremenda...

Suspiró, no sabía qué decirle. No nos preparan para la muerte, pero mucho menos para poder ayudar a los familiares en la muerte. Los familiares siempre nos ven como los que no hicieron suficiente para salvar a su ser querido.

Sin saber muy bien como, el tiempo se trasladó de un suceso a otro, y cundo quise darme cuenta, iba en mi coche, sola, sin música y delante de un coche fúnebre, para enterrar en el pueblo a la pobre Prudence.

Cuando llegamos, todo el pueblo, precedido por el cura, estaba en la gasolinera. No sabía ni quien era el cura, desde que he llegado que nome he pasado ni una sola vez por la iglesia. Si no fuera porque sé que esta en la mitad del pueblo ni sabría donde está.

El padre Justine recibió a Gary con un abrazo y a mi me dió la mano de manera cálida. Todos me miraban con los ojos llorosos, yo no sabía muy bien que decirlos.

-Lo siento mucho Elisa, pero Dios tenía otros planes para Prudence.

-Ya, pero no es muy justo.

-Supongo que para una doctora no, que conserva la vida, pero para los que creemos en la vida eterna, es un cambio, no es justicia.

No me vale, lo he visto, admito la muerte, hasta que la tengo enfrente, no pude hacer nada y ella murió allí, a veces pienso que si hubiese estado delante, atenta esto se podría haber evitado.

Judith me dió un gran abrazo. No tenía muchas ganas de abrazar a nadie.

Fuimos a casa de Prudence, a enterrarla con un vestido digno, miramos los camisones que tenía, el primero lo busqué bajo la almohada, tenía un diario.

Barbara, lo leyó en voz alta, censurando las partes más personales.

Me pareció de mal gusto, pero llego a una parte que era sobre mi.

"Elisa es una buena chica, es muy vital, se agradece que alguien tenga tan pocos prejuicios sobre gente que la ha juzgado tanto, creo que ella es mi misión, porque todos sus prejuicios los tiene sobre su vida. Gary y ella se gustan, se harán daño y se distanciarán en el proceso, pero se quieren. Solo si se dan cuenta de ello y valoran el afecto por encima de la diferencia, serán felices. Esto no es propio de una persona sensata como yo, pero empiezo a pensar que ser ayudar a la gente a ser feliz es la misión que tengo, porque al fin y al cabo es la misión que siempre he tenido".
Barbara levanto la vista, todas las mujeres de la habitacion la estaban mirando.

-Elisa, estas llorando.

Ni me habia dado cuenta...

-Vosotras también...

http://www.youtube.com/watch?v=LxDVc80Z3FI

jueves, 9 de octubre de 2008

Electric Blue eyes


Doward estaba entretenido en un periodico de deportes, que para ser sinceros no tengo ni idea de donde lo sacó. Y Prudence estaba medio adormilada.

-Ha venido un médico y la han dado un sedante, dicen que tendrán que hacerle una pruba un poco invasiva... pero no sé.

-Doward, has sido muy amable, ya me quedo yo aqui.

-Está segura? Y si alguien se pone malo?

-Bueno, pues que venga alguien a sustituirme, pero tu tienes el pub, te necesitan.

-Que se quede Gary así duermes.

Hay veces que uno no se atraganta, pero siente como si lo hiciese por dentro.

-Bueno yoo...

-De acuerdo, tu quedate dormida, yo me busco una banqueta y me siento aqui a vigilar.

Vale, es estupido pensar que en una infima parte no se queda por mi... yo preferiría que nose quedase.

Ya me ha visto dormir, o eso creo, pero no me gusta que la gente me vea dormir, se me abre la boca, tengo cara como espachurrada... hay personas que durmiendo inspiran paz... yo inspiro un lifting.

Sin embargo, por dentro, aunque cansada, realmente cansada, no quería dormir por si todo era distinto al despertar.

Gary volvió a hacer lo mismo, se sentó a mi lado, echó su chaqueta sobre mi, sonrió y me besó la frente.

Me di cuenta de que Prudence tenía la mirada perdida, pero me miraba, tire la chaqueta al suelo.

-Elissssss... no estoy bieeeeeen... Eliiiiii...

-Necesitamos un doctor!!!

Entraron dos enfermeras y un médico que vino al poco, todo sucedió muy rapido, la oscultaron las pulsaciones eran cada vez más y más lenta, la tensión le estaba cayendo a niveles inimaginables. La inyectaron de todo, pero caia la tensión, una y otra vez, hasta que entró en parada.

Intentaron salvarla, sacaron las palas, ni note cuando entraron con el carro, tuvieron que separarme de su mano, estaba petrificada, ahbia visto mcuhas veces esa escena e incluso participe en un caso, pero esta vez todo era distinto.

No volvió en si, en tres minutos, el monitor mostaba una parada irreversible... el pitido era insoportable, hasta que el médico lo paró y dijo con tono aseptico "Hora de la muerte: 9:32".

No podía creerlo, tenia los ojos abiertos, los ojos claros que tenia de par en par. Fui a cerrarselos con cuidado, el médico se acercó, nos dijo que lo sentía profundamente...

Miré a Gary, iba a abrazarme, pero enseguida le aparté y llamé a Judith.

-Judith?

-Dime! Nos pillas haciendo un desayuno, espero que podais retener cuanto podais a Doward, nos pensamos poner tremendos a su costa.

Al fondo se escuchaban risas sobre su comentario

-Judith, Doward se acaba de ir, pero es que... Prudence nos ha dejado.

-Dios Mio.

-Acaba de ocurrir, ha sido... casi de imprevisto, ha entrado en parada.

-Dios Mio...

Por el fondo se escuchaban voces.

-Dice que Prudence ha muerto...

Me quedé en silencio.

-Tranquila Elisa, enseguida vamos para allá.

http://www.youtube.com/watch?v=vFib9D7_YMg&feature=related

Inconsolable


Gary mide dos metros, por mucho que quiera le tienen que mirar.

Es guapo, eso no le hace invisible.

Y tiene la voz muy grave... llama la atención.

Estar tranquilos será dificil.

Nos sentamos en una mesa de la cafeteria, pedimos un zumo cada uno y al poco, un par de enfermeras le pidieron unos autografos sonrientes.

Se fueron cuchicheando lo guapísimo que es.

Nos miramos y se hizo el silencio.

Es muy incomodo cuando tienes tanto que decir y no sabes muy bien por donde empezar.

-No debimos tener esa cita, no debimos tener ese día, pero lo tuvimos.

Asentí y suspiré.

-Y la verdad, es dificil concebir que estarás en la casa de al lado y no podré tocarte, porque el impulso que tiene mi cuerpo es el de querer abrazarte.

A veces me planteo si es al frase de algún guión, si secillamente alguien es capaz de soltar esas cosas, porque sí y encima quedarse tan fresco.

-Ya.

Ya. Es todo lo que digo, quiere abrazarme y digo ya... qué lástima doy.

-Qué opinas tu?

-No lo sé

No lo sé es tan impreciso, tanto como que puede que nole pare, proque quizá mi cuerpo tenga la misma pulsión, que no quiera oir que esto se va a terminar porque todo tiene un fin, proque sería estúpido que algoq ue te hace sentir tan bien tenga que terminar solo proque es lo más sensato.

Pero si la gente hiciera todo de manera sensata, seguramente nadie tendría hijos y nos hubiesemos todos extinguido.

Estaba sentado enfrente de mi, pero se levantó, cogió su silla, la pusoa mi lado, me puso el brazo encima de los hombros, me abrazó y acto seguido me besó con intensidad.

Yo solo notaba que me caían las lágrimas de los ojos.

En otras ocasiones esto me pasó por acceder a relaciones que en su momento no sabía decir que no, como cierta relación que tiendo a querer hacer como que no pasó, pero esta vez era distinto. Notaba dentro de mi el peso del final próximo, de que era un engaño mutuo a no ver el final.

Qué ibamos a hacer entonces? Llorar? Extrañarnos? Tener más recuerdos que borrar?

-No puedo Gary... no puedo, en serio que no puedo. Yo me iré... o tu te irás... no puedo, no podemos, no podemos...

Me levanté y me fuí al pasillo, me sequé las lágrimas con el puño del jersey y suspiré amargamente.

En mente resonaba no podemos, como un mantra, una y otra y otra y otra vez, rum rum rum ...

Entré en el baño de señoras, entré en el retrete, cerré la puerta, bajé la tapa, me hice un ovillo y lloré en silencio, mientras me mecía abrazada en las piernas, como un recuerdo de cuando te mecen cuando eres bebe y tienes un llanto inconsolable.

Dejé todo caer en mi persona, al rato vi que habia unas botas detrás de la puerta, cogí papel higienico y me soné. Eran unas botas de chico, abrí la puerta, era Gary habia estado con la frente apoyada en la frente como para estar más cerca de mi, todavía tenía una marca en la frente.

Le vi y le besé, el empujé contra el lavabo y nos besamo como si fuera la última oportunidad de estar juntos que tuviesemos, nos besamos con ansia, con pasión, con todo lo que queríamos decirnos y no sabíamos y no podiamos porque era todo insensato, me dió la vuelta y me sentó en el frió marmol del baño, mientras el se arrimaba más a mi porque a veces un centimetro es mucho espacio y no parabamos de aprendernos de memoria.

Le aparté de mi cara, le miré... me dí cuenta de que era mucho espacio y que no sabía como lo iba a soportar algún día. Pero hoy era muy duro, todo era muy duro, cada centrímeto lejos, cada segundo separados, por lo que nos besamos con más fuerza si cabe, terminando en un brazo y no pude evitar llorar por el futuro incierto que nos deparaba la vida.

Si Julieta hubiese sabido su final, también hubiese llorado al besar a Romeo.

Su enorme mano me secó las lagrimas con cuidado.

-Vamos, Prudence debe olerse el percal y está muy debil para estos sustos. No quiero, pero tenemos que volver.

http://www.youtube.com/watch?v=kgKGtQjpRW4