Punto en boca

jueves, 16 de octubre de 2008

Shut up (and sleep wiht me)


Cada vez me gusta más dormir junto a Gary. No es el hecho de que huela increiblemente bien (a pesar de que hoy noto que el desodorante no ha hecho su función total, pero se lo perdono por esta vez, proque ha sido un día terrible... para ser médico soy muy quisquillosa con los olores...) y que no sude como un pollo, cosa que se agradece.

Tampoco es el hecho de que aunque respire fuerte no ronque, que tambien se agradece.

Tampoco es el hecho de que siempre que se da la vuelta note que nunca me quede sin mantita, que se agradece mucho dado el frío que hace.

Es que mola y punto.

Hay cosas que acumulan muchas cosas buenas pero no sabes porque son buenas, solo que son buenas en sí.

Y dormir con Gary mola.

No tiene grandes manías, pero sí una pequeña, siempre tiene que tocarme con la mano, es decir, parece que tiene que mantener contacto conmigo, tocarme el pelo, o la mano, o la espalda, aunque con el resto no me toque, es como una especie de trampa que se activa si me voy muy lejos, de hecho, mientras dormia me he separado de la mano y parecia que me buscaba, jejeje...

Prudence no está aqui, el mundo se vuelve un poco más cruel y pequeño, pero hay que ser optimista, pronto se acercará halloween y dentro de nada navidad, podré volver unos días a casa.

El tiempo pasa veloz y todo parece volar a mi alrededor, da un poco de vértigo pero es agradable. Decido agarrar la mano a Gary que responde cerrandola con suavidad.

Cuando quiero darme cuenta se vuelve a hacer de día... todo va demasiado deprisa

http://www.youtube.com/watch?v=4upn3M4jtQY

No hay comentarios: