Punto en boca

jueves, 27 de noviembre de 2008

Sálvame


Judith dormía, y yo no podía, miré el movil, eran las 4 de la mañana y aunque procuraba tener los ojos cerrados no podía dormir... Solo oía algún paso perdido por el pasillo de laguna enfermera atareada.

Solo pensaba en Gary, todas esas pelis de sodomia en las carceles te llenan la cabeza de pajaros y como despues de tanto golpe no puedo estar bien. Bueno, eso y que no tengo otra cosa en la que pensar, si tuviese alguna otra actividad podría entretenerme.

Terminé por lo fácil: los juegos del movil. Resulta que Judith tenía el columns, un antiguo juego de arcade de juntar piedras de colores para hacer lineas y todo el rollo, así estuve un rato bien entretenida. Con mucho esfuerzo, me levanté como borracha a mear, porque una cosa no quita la otra.

No recuerdo haber hecho más eses que cuando me pille el pedo más gocho de mi vida, viaje de fin de curso, destino: nueva york, alcohol en sangre: demasiado para aquel cuerpo de gitanita maltrecha. Con confianza y cuidado cerré los ojos y como Luke Skywalker intentando buscar la fuerza y dejando se guiar, yo conseguí llegar al baño, siendo guiado por mi vejiga.

Al salir, Judith seguía tumbada, asi que cerré de nuevo los ojos y esta vez, guiada por mis gluteos, que deseaban aposentarse en el duro colchon fui estirando los brazos a la cama, hasta que alguien me sujetó de la mano, me abrazó... como em temia que fuese Tripp, iba a abrir los ojos, hasta que le pude oler.

Era como Gary, pero añejo... Era Gary, con cara bastante turbia, con Matt.

-Ey... me has tenido muy preocupada, qué pasa?

La cara de Gary reflejaba mucho cansancio, pero también mucha tristeza.

-Ey, qué ha pasado?

-Estas bien?

-Sí, un poco mareada y la cara u poco hinchada, pero todo bien, solo estoy aqui en observación, todo bien. Y tu? Cuentame, que ha pasado?

Suspiró amargamente.

-No me apetece hablar de ello.

-Bueno, todo saldrá bien, ya lo verás.

-pero tu estas bien?

-Sí, tengo la cara muy dura, 3 caidas y un puñetazo no han servido para pararme!

Puso una sonrisa muy forzada. Me abrazó.

-Siento mucho haberte pegado, lo siento.

-Pero tu no querías, fue un accidente.

-pero no debí hacerlo.

-Bueno, la proxima vez apuntarás mejor, verás como sí!

Judith abrió los ojos, abrazó a su hermano, y se puso a llorar. Judith podía parecer muy fría, muy segura de sí misma y que no necesitaba a nadie, pero Judith quería mucho a Gary, solo que no lo decía.

-Eres imbecil, nunca vuelvas a hacer esto, me entiendes?

Me senté en la cama y Gary la abrazó hasta que se calmase del todo, Gary tenía un par de lagrimas rodando por la cara.

Así permanecieron un buen rato, pero lo bueno es que Gary ya estaba con nosotros.

http://www.youtube.com/watch?v=zIotmdnhcJs&feature=related

No hay comentarios: