Punto en boca

jueves, 8 de enero de 2009

Emily


Lo peor de estar encerrada en casa es que me estaba quedando sin rebajas. No es que sea la tipica psicótica de las rebajas, nunca me he vuelto loca ni me he puesto a comprarme cosas que nunca me pondría, eso lo puedo hacer cualquier tarde de tristeza supina...

Pero tenía la ilusión de comprarme algo bonito, quizá en la sección de niños, porque hay que decir que mi talla es de "adolescente" escocesa, no de mujer adulta.

Nos habiamos embarcado en un maremagnum sin precedentes en el pueblo, era en plan "salvad a vuestra estrella", como si salvando a Gary se salvase el glamour del pueblo. La gente pretendía que Gary siguiese trabajando de actor, porque era la única manera de que pudieran vivir de cerca la posibilidad que muchos de ellos veían escaparse, la posibilidad de conocer estrellas, llevar cosas de marcas imposibles de pagar, tener escenas de besos con actrices tias buenas, conocer a gente interesante... El alcalde tenía una extraña afición por Coppola y siempre preguntaba al bueno de Gary por él, a pesar de que Gary nunca habia coincidido con el mismo.

Cuando la nieve iba disminuyendo lentamente nos juntabamos en la Iglesia, yo ya había recibido mi citación, pero no sabía aún si era en calidad de testigo, de dañada o de qué. Yo tenía que ir y punto.

Y Gary se preparó una serie de preguntas que seguramente no me gustasen, a las abuelitas no les gustaba nada que fuese tan duro conmigo "resulta grosero, jovencito".

-El fiscal no va a ser tan amable, lo sabes?

Soy consciente.

Tal y como se afrontó todo, resultaba más bien un ejercicio de autocontrol, era un rollo un poco teatrillo en una camara con un monton de personas, no debía parecer demasiado impulsiva ni que las preguntas me sobresaltaban, porque esta gente es así.

Y eso que Gary hizo algunas preguntas que me cabrearon.

Fue un entrenamiento muy duro, pero a Gary le ayudo Steve, un compañero de facultad con uno de los mejores bufetes de abogados de Edimburgo, y un tipo muy majo. Al ser cuarenton y aparente, la mayoría de las mujeres, que ya estaban bastante acostumbradas por esta larga visita a Gary, acoplaron sus pupilas sobre este tiarron, que sonreía sonrojado ante tal recibimiento.

-Las tiene a todas locas!- dije a Gary mientras me servía una taza de té en un vaso de plastico de un enorme recipiente termo con grifo que trajo la señora Mc Dougal, la cuñada de Mc Phee, el alcade.

Gary le miraba medio sentado en la mesa tapando su sonrisa con el vaso de plástico.

-Les digo ya que es gay?- susurró

-Ala, si?

Steve era uno de esos gays que hacian a los heteros convertirse en gays y a las mujeres llorar en sus camas vacias por las noches por semejante injusticia. Era castaño claro, con ojos azules claros pero de un azul muy vivo, y una sonrisa de anuncio de pasta de dientes, no era tan alto como Gary, pero por su traje se intuia que debía estar muy musculado.

Lo que yo te diga, de llorar a lágrima viva...

-Steve lleva 3 años saliendo con Carl, un tipo muy majo que tiene un restaurante en la parte pija de Edimburgo, es un gran tipo. Bueno, los dos lo son, estan barajando irse a tu país y casarse en plan bonito, en la playa y en plan Ibiza.

-En plan Ibiza

-Si, con esos trajes de algodón blanco y un montón de flores blancas y esas cosas que a las chicas os encantan y os hacen decir "oooh, qué bonito".

-Bueno, es una buena idea si se quieren.

-Hablando de quererse... Elisa tengo que decirte algo

Mierda, no tendrá que ver con matrimonio? NO TENDRÁ QUE VER CON MATRIMONIO? Por Dios, que no sea nada de bodas!!!

No es que tenga nada en contra de las bodas, pero esta situación funciona porque creo que nominalmente, no la hemos tildado de nada, creo que en cuanto la bauticemos estaremos abocados al fracaso más terrible.

Le miré a los ojos con la cebza un tanto gacha como el niño que escucha de su padre una reprimenda, o por lo menos la espera.

-Me vuelvo con Judith, tengo que dejar tu casa.

...

-Es solo temporal, mira, he hablado con Steve, le caes fenomenal solo que opina que bueno, durante el proceso no deberías aparentar tener tanta implicacion conmigo, porque puedes pecar de imparcial

...

-Para mi tu testimonio es importante y pase lo que pase, volveré, si tu quieres.

...

-Te ha molestado?

-Mmmm, no, es que no me esperaba esta... este... esto. Pero si Steve cree que es lo prudente y tu también, bueno, creo que tienes razón y tendremos que hacer el sacrificio. Podré verte despues?

-Steve cree...

-No me lo digas, que no será buena idea.

-Si.

Suspiré y le pegué un gran sorbo al té sin darme cuenta de que estaba muy caliente, momento en que lo retuve ligeramente en la boca, me lo tragué y exalé el calor con un "Joder!" en perfecto castellano.

-Bueno, asi que este es nuestro último día?

-Eso parece, luego iré contigo a recoger mis cosas de tu casa.

-Puedo dárselas a Judith.

-Nos seguiremos viendo aqui, si quieres seguir viniendo.

-Sí, claro, claro...

Creo que es la primera vez que en una relación circunstancial me dejan de manera eventual.

Esto es el colmo.

http://www.youtube.com/watch?v=0PZbOrHUXdc&feature=related

No hay comentarios: