Punto en boca

viernes, 16 de enero de 2009

Guess I´m doing fine


Turno del otro bando. Se levantó un hombre mayor, ataviado como el resto.

-Usted la primera noche que conoció a mi cliente, le pareció un hombre atractivo?

-Sí, he de reconocer que sí.

-Pero usted estaba con Gary esa noche.

-Efectivamente.

-Y porque si usted estaba con Gary, dio esperanzas a Tim.

-Perdón?

-Dijo que le llamaría...

-Porque es lo que se dice, pero tenía claro que era con Gary con quien queria estar.

-O sea que le dió esperanzas a sabiendas de que...

-Perdone, es que no entiendo que quiere decir con esperanzas?

-Limitese a contestar.

Mire al juez.

-Concrete letrado.

-Señoría, la doctora pensó que podría coquetear con dos hombres sin que eso no supusiese nada, pero como ella misma ha declarado, una mujer anteriormente engañó a estos dos hombres, esa relación dejó muy marcado a mi cliente y por ello estamos aqui, estoy seguro de que ella pensó que podría repetir la jugada.

-Protesto, es una conjetura.

-Se acepta la protesta.

-Solo dije que me era agradable, que me lo pasé bien hablando con él y que era posible que algun dia tomasemos algo, pero eso no significa que fuera a tener relaciones con él.

-Pero sí con el actorcito, no?

-Protesto, es insultante.

-Sí, quería tenerlas con Gary, porque le quería...

-Señorita, no tenía que contestar a eso... -dijo el juez sonriento.

Hice una mueca bastante compleja. Ya la has cagado. Vaya por Dios, seguí mirando mi bolso.

-A pesar de eso, y todo, aceptó su tarjeta... y dice que la perdió.

-Sí.

-Y como la perdió?

-Se me cayó por la ventanilla del coche.

-Vaya hombre, que cosas, no?

-..........

-Doctora, a pesar de eso, y de ver que él tenía unas claras intenciones le atendió en su consulta.

-Si no lo hubiese hecho, no sería una profesional, me alegaba una serie de sintomas.

-Solo un dolor de garganta.

-Base de muchas molestias complicadas.

-Como...

-Anginas, faringitis, laringitis...

-Vaya y con un palito se ve?

-Con una exploracion se ve parte del problema.

-Y usted cree que mi cliente estaba realmente enfermo?

-Sinceramente creo que estaba fingiendo.

-Y porque cree que fingia mi cliente?

-Supongo que para que le atendiese y para llamar la atención.

- Y sabiendo que usted no quería nada y que era bastante obvio que él solo quería algo, usted, en vez de derivarle a su médico, le atendió.

-Y sino le hubiese atendido podría haberme denunciado por negligencia médica.

-Limítese a contestar.

Crucé los brazos muy incómoda, ya no iba ganando.

-Sí, le atendí.

-Usted cree que si le hubiese dicho que no, él hubiese seguido insistiendo?

-Quizá no en ese momento, pero no me cabe duda...

-Yyyyy por lo tanto su agresión a mi cliente hubiese sido innecesaria.

-En absoluto.

-Cómo dice?

-Su cliente tiene un grave problema de tolerancia a la frustración, sino hubiese sido la que le hubiese agredido, en mi opinión como profesional, alguien lo hubiese hecho. Y es mejor que lo haga una profesional de medicina, que lo haga cualquier otra persona.

-Usted es psicóloga? Es psiquiatra?

-No, pero...

- Señoría, ruego que no conste esta valoración en el caso.

-Se acepta.

- Prosigamos, el acusado entró en una consulta ocupada, si el grito hubiese sido proferido por una inyeccion, o por algo doloroso o molesto, él también hubiese entrado?

-No sé, supongo...

-Con lo cual usted, como facultativa no puede garantizar la intimidad de sus enfermos.

-Sí, puedo.

-Acaba de decir que supone que el acusado hubiese entrado...

-Si el grita es su cliente. Su cliente ha dado muestras de tener poca capacidad de obediencia hacia una figura femenina, el resto de mis pacientes, si gritan, no son molestados, tienen privacidad completa.

-Señoría, está haciendo una inferencia sobre el comportamiento de mi cliente. Ruego no conste en acta.

-Protesto señoría, la doctora ha cursado asignaturas de psicología para saber qué comportamientos pueden ser patológicos, y el cliente, sí ha dado muestras de no tener problemas con la imagen femenina de mando, pero sí con respetar a la doctora.

El juez meditó en silencio.

-Constará, pero de ahora en adelante, intente ceñirse a la realidad, doctora.

-Lo haré señoria.

Ese tipo me estaba poniendo realmente negra. Miré a Gary mientras el letrado bebía de un vaso de cristal que tenía en la mesa. Su mirada era fría, como si yo no fuese yo, sino una simple doctora.

Estaba claro, ahí arriba estaba sola, nadie defendería el culo... tenía que salvarme de esa jauría de chacales, porque sino, Gary caería conmigo.

http://es.youtube.com/watch?v=Oj5EvUTyi7Q&feature=channel

No hay comentarios: