Punto en boca

miércoles, 7 de enero de 2009

Hurricane


Los escoceses son hombres recios, nunca dicen mucho, sino Gary ya me hubiese dicho miles de cosas terribles sobre que soy una pedante estúpida con aires de grandeza y que no tengo muchas veces ni idea de sobre qué estoy hablando.

Y lo peor es que tendría razón la mayor parte de esas veces.

Sigue en la cocina sin moverse y yo sigo tras comerme mi cacho de roscón con el estómago lleno y la cabeza vacia.

Y lo único que puedo hacer es pensar que si Gary pierde nadie le contratará y volverá a ser abogado, cosa que ha dejado clara que no quiere ser. Es abogado ahora para no tener que volver a verse en una de esas nunca nunca más. Y si Gary pierde no solo perderá la capacidad de hacer lo que quiere, sino que se le culpará injustamente de algo que no a pretendido hacer y me consta.

Lo mínimo que debería hacer es apoyarle. Pero las mujeres españolas somos tremendamente comunicativas... bueno yo lo soy, asi que o somos un equipo o tendrá que jugar al rugby el solito.

Al fin y al cabo se ha visto que sé soportar las leches con elegancia (caerse al suelo es más elegante que lloriquear).

Me levanté y me fui a la cocina, Gary estaba en la misma posicion. Yo me recosté sobre el.

-Quieres que me vaya?

-Que?

-Si no quieres que viva aqui, es decir, si ya no crees en lo nuestro, lo entiendo, quieres que me vaya?

-Quieres que no haga nada mientras te destrozan? Quiero que te quedes, estas navidades no has estado con tu familia casi ni conmigo, quiero ayudarte, dime que quieres que haga y lo haré, pero o me dejas hacer algo o me volveré loca.

Se quedó ahí un largo rato.

-Nunca te he dicho que me gusta mucho como hueles.

Sonrei.

-Es una tontería, pero me gusta mucho... como flores.

-Gracias.

Siguió ahí y suspiró.

-Qué quieres que haga?-dije besando su mejilla peluda

-Sabes hacer fotocopias y buscar en bases de datos?

La tarde la dedicamos a buscar jurisprudencia, dicho en lenguaje normal, un conjuntos de sentencias que hacen ley en Escocia. Un primor, tuvimos que escanear, imprimir, señalar y nos pasamos la tarde asi. Al poco tiempo Barbara vino, porque tenia que mostrarme unas manchas que la habian salido. Y vio todo el papeleo, le contamos que el jovencito que vino habia montado una muuy grande y se puso a hacer té. Al poco tiempo, teniamos a todo el pueblo consultando a primos, vecinos y tios, buscando en internet, haciendo copias y te para aydarnos desde sus casas.

Organización.

Una vez sentados para cenar una pizza congelada aderezada un poco, Gary admitió que en poco tiempo habia acumulado mucho trabajo hecho y mucho trabajo inutil hecho, pero que la criba era positiva.

Era la única celebrity del pueblo, y era un buen tipo, asi que tenía a unas 100 personas dispuestas a dar testimonio de su calidad humana. En varios dias fue el único momento que vi a Gary sonreir de verdad.

Nadie iba a dejar a ese pueblo sin su celebrity, sino, no tendrían nada que cuchichear!!!

http://www.youtube.com/watch?v=L8itFRCpkLg&feature=related

2 comentarios:

El chache dijo...

Esta historia me tiene bastante enganchado.
Un saludete

tita hellen dijo...

Vaya, espero que sea porque te guste XDDD

De todos modos, voy a aagilizarla ahora que tengo un poco mas de tiempo libre, supongo que a los que estais viciados con el tema lo tomareis como una wena noticia.

Los que no, podeis dejar quejas e insultos XDDD