Punto en boca

lunes, 12 de enero de 2009

PYT


-Mmmm creo que el traje de pantalón te queda mucho mejor.

-Sí, pero esa blusa...

-Tenemos que hacer algo con esa blusa.

Carl y Judith, Judith y Carl, habian hecho un frente común con respecto a verme como una mujer respetable en el tribunal, dado que:

1º.- Soy española, los britanicos se piensan que somos mujeres muy facilonas y un tanto ligeritas de cascos... empiezo sentirme como las suecas de las películas de los 60, solo me falta una banda sonora cuya letra se componga de "dabadabadaba" de fondo.

2º.- He vivido en concubinato con Gary, nadie se escandaliza por eso, pero es una estrella, un grado bajo de compromiso sería de dudar, es como si fuese por sus dineros... Qué vive en mi casa! aunque no esmia, realmente...

3º.- Soy mujer y desconfiar de mis artes de sucubo es gratis...

4º.- Solo Dios sabe cuanto daño han hecho las series de médicos a la imagen de las mujeres casaderas que viven en concubinato con una carrera de medicina.

Maaaal todo. Asi que Judith y Carl estaban intentando volverme Ally Mcbeal, y por un momento pensaba que iban a contratar Wonda Sheppard para que me cantara eso de "I've been down this rooooaaaaad..." y toda la pesca.

Tocando fondo.

El problema es que ese traje lo convinaba con camisetas divertidas y la única blusa blanca respetable que encontramos era una de Judith de cuando las hombreras era tendencia absoluta.

O sea, cuando Locomia molaba. Y el resultado era con traje y hombreras podría decir eso de "Disco Ibiza Locomia, Moda Ibiza Locomia" sin que nadie me chistase.

Todo terrible. De todos modos, aunque le amputaramos las hombreras, la blusa seguía siendo un esperpento, del cual me sobraba un palmo por todas partes...

-Bueno, y que hacemos?

Seguía apostando por mi camiseta blanca con la corbata de Howards pintada, pero Carl me miró como si fuese un basilisco y decidí claudicar.

-Mmmmm, tenemos que ver a alguien que nos podrá ayudar. Peero esto nos costará muy caro, bueno, a mi esencialmente.

Le miramos sin saber muy bien... Pero el nos arrastró con mi camiseta y poco más hacia el coche.

Cuando quisimos darnos cuenta estabamos en un bar espectaculo Gay, de variedades, y nos fuimos directos a la trastienda del espectaculo. Ahi encontramos a un hombre enorme sin maquillar con una redecilla en el pelo unas alpargatas de cuadritos y una bata de seda negra muy mona. En el escenario se encendieron unos focos y sonaba alguien cantando como There's no bussines like show bussiness. No le reconocía para nada al hombre de la redecilla, pero el caso es que me sonaba de algo.

-Charlenne, perdona.-Clarooo era Charlenne!

-Carl? Carl! Esto es un lio, nada sale a derechas, la nueva chica de la limpieza se ha tomado demasiado en serio su trabajo y mira, no se ha donde ha puesto la mitad de mis cosméticos! Y encima tengo que soportar a ese gato mojado, no lo oyes? Hola niñas!

-Te acuerdas de Elisa?

-Si, sentaos queridas, os ofrecería algo de beber, pero solo sé donde hay un barril de cerveza añeja que no le daría ni a la chica de la limpieza. Y eso que merece morir en estos momentos.

Nos sentamos.

-Estamos en crisis, al chico de Elisa le van a acusar de maltrato, pero no es así.

-Seguroooo? -Alargó la o todo lo que pudo, como si pronunciase esa vocal con un tirabuzon.

-Me acosaba un tipo y el le quiso apartar a puñetazos, el tipo se apartó y me dio a mi y el tipo le denunció.

-Vaya!

-El caso es que tiene este traje de rayas (lo sacó de una bolsa de plástico de Zara que traje de Españ y lo mostró) y esa camiseta es lo más serio que tiene.

-Buff, nena con eso te comen en el tribunal. Espera, no me extraña que vengas Carl, lo que me extraña es que no vengas gritando socorro desde el pueblo de Elisa, yo lo haría.

Charlenne, o el hombre que llevaba fuera, estaba muy lejos para ver los aspavientos que Carl hacia para menospreciar los comentarios de Charlenne.

-Traaaaanquilas, tengo aqui de todo, vamos a dejar a los jueces dando palmitas con las orejas, ya lo vereis.

Saco cosa así de unos 4 trajes, a cada cual más espectacular.

Uno de chaqueta y falda que bien podía haber sido heredado de Dita Von Thesse, (si hubiese medido mínimo dos palmos más), otro de chaqueta más tipo blazer, y pantalones algo anchos, que tras revisar la etiqueta vimos que era un Carolina Herrera, sacó otro en color Burdeos oscuro, que enseguida descartamos, por el color y otro negro, con camisa blanca y una corbata negra muy estrecha, parecía de Valentino.

Fue mi primera decision, me estaba un poco largo, pero esencialmente me estaba bien.

-Bueno niña, esto te lo retoco con cuatro puntadas, aqui donde me ves di corte y confeccion y muchos de los arreglos a estos trapitos me los he hecho yo sola.

-Jo, gracias Charlenne, no sé como agradecertelo,bueno, quiero decir, es muy generoso dejarme el traje.

-Ya bueno, es que soy todo caridad, ya me lo dijo Donna Karan "Charlenne, este mundo necesita más gente como tu".

Carl hizo otro hábil aspaviento de "está como una cabra" con el dedo en su frente.

-De todos modos, espero que sea verdad y que no sea un farsante que te pega.

-No, nunca podría mentir en eso.

-Más te vale, mi padre pegaba a mi madre, y nunca le perdonaré aquello y si me entero que una de mis joyas cae en manos de una desaprensiva...

-Charlenne, le quiero y le respeto, si hiciese eso, no podría respetarle.

Todos me miraron.

-Le quieres? Oh, Dios Mio!

Carl estaba casi que se emocionaba. Ala, ya salió, ya era oficial, hasta para mi, le quiero, soy una pringada.

Al volver a casa, Carl nos contó que Charlenne estuvo un tiempo en la carcel por haber devuelto una paliza impresionante a su padre, por dejar ingresada a su madre con la misma. Desde entonces, nunca quería hablar de esos temas, pero era impresionante como habia sacado el tema de una manera tan sencilla. Y como nos habia ayudado tan facilmente.

-No te quepa duda que un día se lo cobrará en una cena gratis en mi restaurante el dia que peor me venga...

Sonreimos, me dejaron en la puerta de mi casa y Judith y Carl se fueron a casa de Judith para secuestrar a Steve y comer algo. Según entró pude oir al bocazas de Carl diciendo "Oh, Gary, cuanto me alegro por ti, eres un hombre absolutamente afortunado".

Espero que se lo tome así.

En un ataque de coquetería me probé el traje con música y la verdad, me sentía genial, un poco entre Annie Lennox en un remake de Sweet Dreams y Michael Jackson en Moonwalker.

Pero más sexy, donde iba a parar. Me puse unos zapatos que tenia con tacon muy monos y sencillos en negro (que gran acierto comprar todo mi calzado en negro). Y me di un paseo recorriendo todos los espejos y cristales de la casa con aire resuelto, y mirandome con picardía como niña con vestido nuevo.

Es una tontería pero me hizo sentir algo más poderosa, y necesitaba esa sensacion, al fin y al cabo necesitaba el aire de médico resuelta, no soy de Anatomia de Grey, pero soy independiente, soy resuelta, soy sexy, soy... Estupenda.

-Me gusta.

Me di la vuelta y estaba Gary, con unos vaqueros, una camiseta y una chaqueta de punto.

-Vaya -sonrei sonrojada- gracias.

Caminó hacia mi.

-Esto es que sabes ya... Carl te lo ha contado.

-Sí, pero hasta que no me lo digas tu... no cuenta.

-Bueno, pues eso que me he dado cuenta de que... bueno, no sé que dice tu abogado de esto?

-Steve no dice nada hoy.

-Bueno, pues que me he dado cuenta, quizá lo intuía de alguna manera antes, y bueno es más que probable...

-Por el amor de Dios Elisa!!! Debe haber una manera más simple.

-Vale! Esta bien! Esta bien!! Yo...

Le miré a los ojos.

Cerré los mios y miré al suelo "bueno, yo te quiero, qué pasa?".

-Qué pasa? Qué pasa? Cómo puedes ser tan chula?

Me abrazó y me besó con fuerza e intensidad.

http://www.youtube.com/watch?v=PLgRjEC6VGg

No hay comentarios: