Punto en boca

domingo, 22 de febrero de 2009

Alive


Al llegar a casa, pegué un portazo.

Orden al mérito del carpintero y al arquitecto de la casa por la consistencia de puertas y paredes.

Subí las escaleras y me dejé caer en la cama.

Idiota, idiota, como no pensaste esto antes, has ido, y no has hecho nada, nada de nada, bueno sí, el idiota, y el ridiculo, pero nada más.

Y ahora qué?

Ahora queda poco.

Es increible como despues de las bombas nucleares, Nagasaki y Hiroshima se reconstruyeron y las poblaciones fueron firmes y fuertes ante la no violencia y el pacifismo. Si no aprendes eso de la destruccion, no te queda mucho.

Judith llamó al telefono, pude oir su mensaje "me imagino que la cosa no ha ido muy bien, antes de encerrarte y tal... bueno, que sepas que nos tienes aqui para lo que necesites... oh Elisa, no sabes cuanto, cuantísimo siento que esto termine asi, de veras. Bueno, llamame cuando te sientas mejor".

Definitivamente, este no es ese día.

Me pasé los días mirando la tele, saliendo de mi concha a trabajar y volviendo a la misma, Carl llamaban preocupados, pero siempre declinaba las invitaciones y terminaba mirando al mar en el sitio de Gary.

Cuando tu mundo se cae y solo te quedan pedazos, solo te queda hacer algo al respecto, seguir a remolque hasta que llegue una nueva motivacion, dejarte morir y perder y que eso saque lo peor de ti o fingir que el mundo va bien. Yo opté por la primera opcion, no soy muy consciente de lo que viví esos dias, está todo muy difuso en mi mente.

Solo recuerdo el olor a mar, a ozono y el viento tumbada en el cesped verde.

Gary se fue una mañana, muy temprano, le oí salir y me quede mirando en la ventana no como miraba a su alrededor, como si se despiese de todo. Se quedó un rato mirando mi casa, se acercó a la verja, tocó la puerta se quedó un rato pensativo y se fue.

Llega un momento en que te sientes que vas a llorar un mar... y llegado a un punto solo te queda sal, no tenia más lagrimas, asi que no lloré, pero eso no significa que no me doliese una barbaridad ver aquello.

Cuando tienes la mente ocupada en pensamientos de vacio personal, el tiempo pasa relativamente rápido. La gente del pueblo fue muy amable, bueno, la que lo fue, porque la petarda de la gasolinera tenía la fea costumbre de leerse las revistas y bueno... el primer dia, cai como una idiota. Me pasó una revista de cotilleo.

-Pagina 34.

-Perdon?

-Pagina 34!

Lo abrí y habia un especial sobre lo bien que se llevaba Gary con su compañera de rodaje.

Ella sonreia con cara malvada. "Y bien?".

-Que ella tiene más posibilidades de casarse en lo que le queda de vida que usted.

Desde entonces siempre me ofrecía la revista y la página a consultar. Y yo, simplemente cogía la revista y la dejaba en el mostrador, con el dinero justo para la compra.

Si no fuese la única tienda del pueblo iba a comprarla Rita.

Poco a poco montaba mi vida, todo estaba controlado. Hice un pequeño huerto con patatas, zanahorias, cebollas moradas y hiervas como albahaca, menta, hiervabuena y melisa en la parte trasera de la casa. Delante solo puse unas macetas con bulbos. Los sabados seguía quedandome con las niñas de Judith, los domingos iba a los partidos de rugby del equipo de los amigos de Carl, hacia gimnasia con las abuelas y montamos una actividad de cine en la parroquia.

Todo para huir de misma, use de manera masiva el mp3, solo sentirme sola y pensar era mirar a la ventana de Gary, pensando que se asomaría y sonreiría.

Lo que más me costó fue cambiar las sabanas, pero una vez lo haces, bueno, todo son pequeños pasos, pero no pensar, definitivamente era lo más dificil que habia hecho en la vida.

http://www.youtube.com/watch?v=jqxaAfaCln8

4 comentarios:

la reina del hielo dijo...

Hellen! hierba es con B!!!ay qué jartá de llorar, coñe

tita hellen dijo...

Algun dia deberia repasar loq ue escribo, que me flipo y se me van faltas que encima me sé.

Sigan en sus pantallas, porque habrá cambios proximamente en esta, su serie.

Ángeles Martín. dijo...

Muchas Gracias por tu visita,
Siempre que así lo desees,serás bien recibida.
Ha sido un placer conocer tu mundo particular.
Un saludo muy cordial.

tita hellen dijo...

Gracias a ti, por dejarme entrar en tu mundo y visitar el mio.