Punto en boca

domingo, 29 de marzo de 2009

In the morning


Llega un momento en tu vida que sientes que has tocado fondo y que solo te queda subir a la superficie y coger aire. No te queda más por hacer, porque el resto lo has hecho, ver los peces en el mar, ver corales, intentar nadar contra corriente...

Cuando tocas fondo, solo te queda flotar.

Y con ese aire de que ya solo podía flotar me levante aquella mañana.

Me di una buena ducha, sintiendo el agua, un poco más fresca de lo normal, en la cabeza, liberando y lavando mis preocupaciones. Me dio por ponerme un poco de maquillaje y pasarme un poco con las mejillas, porque me sentía bien con más rubor.

El día estaba medionublado, a pesar de eso, estaba con esa alegría tan calmada que te hace sentir bien. Y salí a la calle, ajustandome el fular crema al cuello para evitar el frío.

La mañana me transcurrió tranquila, y cuando quise darme cuenta tenía el descanso, me fui a la cafetería de la esquina, me llevé una ensalada y unos sandwiches de pollo y cangrejo para llevar junto con una copa de confrutas y yogur para ver el correo mientras estaba comiendo.

Tras aliñar con cuidado la ensalada con unos sobrecitos de aceite y vinagreq ue me dieron en la cafetería, me metí un buen trozo de lechuga en la boca y vi que tenía un mail de Judith.

Al abrir el mail, abrí una lata de coca cola, le dí un sorbo y al estar muy fria, intenté mantenerla en la boca un segundo para templarla. Al segundo vi que el mail no era de Judith, era de Gary.

Basta con que tomes una decision: apuestes por la puerta uno, cojas la calle de la derecha, apuestes por el negro, te decidas por el pelo corto, la minifalda... cuando veas que de repente la vida te dice que no es el momento de estar taaaan seguro de que necesitas lo que has decidido.

Un mensaje muy breve, para decirme que el caso se ha dado por sobreseido, que todo vuelve a la normalidad, que siente mucho todo lo sucedido, que espera que me vaya todo bien y que se acuerda mucho de mi y me manda saludos.

Se acuerda mucho de mi.

Él se acuerda mucho de mi.

Yo me he pasado días pensando como una gilipollas en él y él se acuerda mucho de mi.

Vale... y ahora que pongo yo...

A ver

Estimado Gary... no muy finolis,eeeeem... Querido Gary... no, nada que querido ni de amor... Hola Gary, no soy una quinceañera!

A ver así.

Buenos días Gary (muy frío, pero perfecto)

Quiero que sepas que me ha alegrado mucho el fallo del juez y que ahora sea pública la verdad que tu y yo sabíamos hace tiempo. Me encanta la idea de que ese hombre no se salga con la suya. Esto nos ayudará a poner punto y final a este desagradable capítulo, no crees?

Eso, tu cercana, pero firme!

Cada vez que leo noticas sobre ti.... no, rebobina que esto suena como que estás muy pendiente... Cuando veo noticias sobre lo bien que te va, me alegra saber que esto no ha causado mella en tu carrera, que sigues adelante y que todo te va bien.

No tienes porque disculparte por nada, ambos sabemos lo que sucedió, y me alegro que ahora lo sepan todos. No eres un mal tipo Gary, en verdad que no lo eres.

Le doy otro mordisco a la ensañada, un tomate cherry estaba con virulencia en mi boca mientras pensativa, intento aclarar como seguir con la parte más peliaguda de la carta.

Yo también me he acordado de ti, que te fueras fue un golpe duro, pero tenías mucho que perder y mi carrera significa también mucho para mi, sabíamos que sucedería, por amargo que fuese.

Me alegra saber que todo te va bien, en fin, si vienes por España, por favor no dudes en llamarme y nos tomamos algo.

Un saludo.

Elisa


Durante un momento dudo seriamente... le pego un trago a la coca cola, y le doy a enviar.

Es lo mejor, pienso. Busco su foto en el google de manera instintiva. Y no consigo más que volver al fondo de todo.

De repente, una llamada en la puerta.

-Menos mal que no te has ido a comer por ahí, la señorita Moore al teléfono.

http://www.youtube.com/watch?v=tN-GkTKJ-ps

jueves, 19 de marzo de 2009

Trouble


Lo bueno de ser extranjera es que puedes dudar, puedes hacer que algo no lo has entendido, porque así ganas tiempo para buscar una respuesta/ excusa/ salida de emergencia a cualquier situación comprometida.

-Perdon?

-Tu saliste con Gary, no? Tu fuiste la chica a la que pegó no?

-No me pegó, solo que estaba en la trayectoria equivocada.

Demi siguió mirando con devoción a Ashton, que derrochaba sonrisas a troche y moche.

La película empezó, era una comedia romántica y a eso de la mitad, todos se levantaron, no tenía razón que se quedaran si no entendían lo que veían y ya lo habían visto. Yo casi lo agradecí, la tristeza volvió a mi, y no era muy consciente de la situación.

Volvimos a la limusina, me senté mirando mis zapatos. El viaje transcurrió entre las miradas de complicidad de ambos, que se daban mimos y mi mirada por la ventana, las luces de la ciudad, el cielo despejado, Madrid estaba especialmente bonito aquella noche, me sentí derrumbada, como si todo intentara sacarme de esa tisteza de encima, y solo pudiese sonreir tristemente dar gracias e irme de la fiesta de color.

Llegamos al hotel, desmovilizamos a Ashton, que le pusimos las vendas de otra manera para que estuviese cómodo para dormir y salí de la habitación.

-Para cualquier emergencia, por favor, llame a este número.

Dejé mi tarjeta encima de una mesa conflores blancas.

-Tu le querías, verdad?

-Perdón

Demi puso un gesto de desaprobación a mis peticiones continuas de repetición de todo.

-Sí, pero surgió todo esto del juicio y bueno, él hizo su vida, y yo he tenido que hacer la mia.

-Y ya está?

Demiiiii... te estas pasando...

-Esencialmente se fue casi sin decir adiós, asi que sí, supongo que sí. No se puede obligar a nadie a que sea como quieres y a que te quiera como deseas, no? Por eso cuando te enamoras y resulta, bueno, es tan mágico.

Demi se acercó, cogió la tarjeta, la miró.

-Debe descansar, y creo que todos deberíamos descansar. Pasen buena noche.

Abrí la puerta.

-Por si no nos vemos, buena suerte doctora.

No me esperaba ese gesto, creo que notó que había tocado donde no debía, y me dedicó una amplia y blanca sonrisa.

-Gracias.

Salí de allí con el paso un tanto acelerado y decidí dar un paseo por el paseo del prado, sentarme en los bancos frente al botanico y el prado y oler el perfume de tierra mojada que había ante el frescor de la noche madrileña, cuando mi alma se sentía mejor, cogí un taxi y me fui a mi casa.

Lo bueno del taxi es que te evita ver a gente que no debería existir en el mundo cuando tu quieres estar sola y no puedes evitar que la gente viva.

http://www.youtube.com/watch?v=fwGHQ6WyQFU

The Fame


Demi Moore no es antipática, es que es parca en palabras y ami no se me ocurre nada que decirla, pero no me cae nada mal, quiero dejarlo claro.

Demi Moore es guapísima, te da la sensación de que es una persona muy observadora que no se pierde en tonterías, que si puede decirlo en 2 palabras no lo dice en 5. Pero no es antipática, solo que su seguridad, es debastadora.

Ahí estaba yo, con una blusa de raso plateada y pantalones negros de campana, con unos zapatos de punta estrecha y tacón alto, para no destacar mucho con el eveto, mientras ella iba con un traje con joyas incrustadas, la melena más lisa que en un anuncio y su chico con un traje negro de rayas ejecutivas y una camisa morada.

Guapísima.

-Sí se queja, nos vamos directos con la doctora, no te hagas el valiente.

Ashton asintió y la beso tiernamente en la frente, y yo incomoda me di mediavuelta, con los brazos cruzados en el pecho. Desde que no estaba en Escocia que la visión de parejas juntas teniendo detalles cariñosos en público me movia algo dentro, algo que dolía...

Ashton,carraspeo, yo miraba por la ventana, la visión de la calle era fantástica.

-Doctora...

Me volví distraida, pedi disculpas y les seguí todo el trayecto. Una vez en la gran limusina me dediqué a valorar la situación... guau! Era un momento incontable y con todo el peso de mis sentimientos no estaba disfrutando de la situación. Mejor, asi quizá diese una impresión como más profesional.

Porque yo soy muy profesional.

-Porqué no ha querido mandarme vicodina, doctora?

Aparte la mirada de la ventanilla, miraba las caras maravilladas de los otros conductores al ver el despliegue de medios.

-Perdón?

-Vicodina, porque no me ha recetado eso contra el dolor?

-No es necesario.

-Pero mi doctor en EE.UU. me lo recetó en la anterior rotura.

-Bueno, su doctor quizá conociendo su tendencia al sobreesfuerzo quiso mandarle algo fuerte, pero no quiero hacerlo, quiero que repose para que la rotura no sea reiterativa y... bueno, la vicodina es muy adictiva, no quiero que por culpa de una costilla termine usted enfermo. Es mejor que sea un poco consciente de su dolor y limitación, le evitará hacer esfuerzos innecesarios.

-Yo a usted la conozco, doctora.

Demi me miraba con cara de anuncio de maquillaje, como una tigresa escudriñando mi cara, que por cierto, debía ser un poema de descuadre.

-Mmmm, no creo, de hecho creo que tendría que decir eso yo de usted.

Asthon sonrió timidamente. Demi movió con encanto los labios en unaligera sonrisa, pero seguía mirandome con intensidad. Me preguntaba si esta mujer sabía mirar sin intensidad, y la verdad, dudo que sea consciente del poder de su mirada hipnótica.

Pronto llegamos a la Gran Vía, cerca estaba el cine donde se celebraba el estreno.

-Tienen alguna idea sobre mi?

Me miraron con asombro.

-No quiero salir en las fotos, tampoco quiero estar muy lejos, por si me necesitan, pero en fin, tienen alguna instruccion.

La cara de ambos se relajó en una pronfunda sonrisa

-Estaremos bien si sigue esa idea, doctora- sonrió Ashton.

Primero bajó Ashton, con ligera dificultad, seguido de Demi, que decidió ponerse en el lugar de la costilla rota, si te dabas cuenta, parecía que le agarraba con pasión, pero simplemente se apoyaba en ella, salí yo, ante los flashes de la prensa, mientras ambos sonreían y saludaban, yo aguantaba detrás firmemente, mirándo todo, los gritos, los flashes, las luces, la música que habían puesto, la alfombra... Era mareante, agobiante, pero decidí, quedarme mirando la punta de mis zapatos, era el único sitio fijo en el que podía confiar. Como cuando los patinadores giran sobre si mismos, que dicen que es mejor tener la vista fija en un punto, pues igual hice yo, y me miraba los zapatos.

Finalmente entramos en el cine, dijeron un pequeño discurso, tras ver a mucho famosillo español y mucho intento de actor, mucho actor consagrado, y algunos que venían porque las entradas eran gratis.

Les seguí lo más cerca-lejos que pude. Sin estorbar a los escoltas. Ashton no tuvo ni un solo detalle de molestia, Demi no le soltó el brazo en ningún momento, trabjaban como grandes actores, y con una complicidad que parecían sincronizados. Al final me senté junto a Demi, mientras Ashton daba algunas palabras sobre como esperaba que todo el mundo disfrutara con la película.

Yo intentaba escucharle,cuando en un detalle exquisito, Demi se tocó la oreja en un gesto distraido.

-Sé quién eres, eres la chica que salió con Gary, verdad?

Mierda!

http://www.youtube.com/watch?v=66GUsA4QSzw

miércoles, 18 de marzo de 2009

Struter


Hubo un tiempo en el que el Corte Inglés tenía musiquilla en los ascensores, pero eso pasó...

En el Ritz no la hay, ni falta que le hace, si la hubiese pensarías que todo es parte de la fantasía que vives... porque crees que te han echado algo en la bebida y todo es una fantasía.

Seguí un largo pasillo donde dos armarios empotrados, con gafas de sol y trajeados aguardaban en la puerta. No sé porqué me dió por pensar que eran Hernandez y Fernandez superhormonados.

-Buenos días, soy la doctora.

-Pardón?

-Emmm... I´m the doctor, Mr... Kutcher, has made a phone call, he needs a doctor.

Uno de ellos entró en la habitación y me dijo que pasara, obviamente en inglés.

La habitación era maravillosa, una alfombra de colores verdes con flores, todo con flores blancas, mubeles hermosos y mucha luz entrando por la ventana.

Ashton, como si tuviesemos confianza, estaba tirado en el sofá. Retorcido de dolor. A su lado, Demi Moore, una mujer con el rostro de las que venden su alma a Satán y Satán se queda en una esquina llorando mientras las apunta con un dedo gritando "tramposa!", estaba a su lado haciendola mimos.

-Hola, eeeem... soy la doctora.

-Sí, mire, es que tuve un accidente esquiando, me rompí una costilla y bueno, pensé que estaba bien, pero esta mañana haciendo un esfuerzo, creo que la volví a romper...me duele mucho.

-Por favor quétese la camisa.

Abrí el maletin, saqué el estetoscopio y le palpé la zona, que estaba bastante hinchada y tenía mala pinta, estaba amoratada. Parecía la rotura de una flotante, Demi no soltaba su mano bajo ningún concepto.

-Creo que vamos a tener que inmobilizarle y tendrá que descansar.

Ashton me miró con la cara desencajada.

-No lo entiende...Estoy aqui por una presentación de una película, no puedo romper mi contrato, si lo hago estaré en un lio.

Le miré de tal forma que si tuviese puestas gafas, estas estarian en la punta de mi nariz y yo no las usaria para ver.

-No puedo faltar a esta noche, si quiere, luego me ingresa, pero no puedo faltar.

- No podría recetarle algo contra el dolor?

Suspiré mirando a Demi, que tenía una cara muy dulce... Satán debía odiarla de verdad.

- Saben ustedes el riesgo que corremos si se le clava la costilla en un pulmón?

La cara de ambos era la de un perrito abandonado. Vale, que les den un oscar. Si algo aprendes de esta gente rica es que si quieren matarse debes dejarles por completo.

-Va a venirse conmigo, le inmobilizaremos la zona lo que podamos, le daremos unas pastillas y si se siente peor, se vendrá conmigo y lo pondremos de baja sí o sí, de acuerdo?

Le receté lo típico en estos casos, ibuprofeno.

-no tiene algo más... no sé, mi médico me mandó vicodina la última vez...

-perdone, pero quién es el médico?

-usted, pero...

-ah, ah, ah... lo dicho, yo.

Vicodina? Estamos tontos? Un opiaceo tan fuerte?

Con mucho esfuerzo conseguimos llevarlo a la clínica e inmobilizar la zona con una especie de faja. Se tomó las pastillas y Demi y él estuvieron hablando mientras me iba a por los papeles del seguro.

-Le ha pedido el autógrafo?

-te los he traido, no te parece mejor?

-gracias!

Al volver a la habitación Demi estaba seria mirándome."Podría acompañarnos usted y vigilarle".

-comorl?

-Sí, Ashton no va a hacerla ni caso...

-Demi...

-Es verdad, venga con nosotros. Le pagaremos si es necesario

-La verdad es que yo...

Cuando ves tu paga mensual en un cheque te da de todo.

martes, 17 de marzo de 2009

Good Vibrations


Donde está tu hogar?

No, no pregunto donde vives, ni donde está el sitio donde pones tu cama, sino, como rezaba la canción, dónde pones tu sombrero para considerarlo tu hogar?

Volví a Madrid.

Comprendo que el salto en la historia es enoooorme, pero no lo he superado, he dejado una casa fenomenal, un lugar fenomenal, una gente fenomenal... no hay dia que Judith no me escriba al mail y que yo me alegre de conocerla, no hay día que no piense en mis cielos nublados y mis verdes vistas mientras camino por el metro intentando buscar en Madrid cosas que me recuerden al gris mary poppins de Edimburgo, no hay dia que mi nariz busque el olor a lluvia en tierras de secano...

Estoy amargada, mis familia no, pero tampoco quiero echarle las cosas en cara. Estoy trabajando en una clínica de gente bien, en el barrio de Salamanca, con miniproblemas, con modales altivos que no paran de preguntarme si estoy casada, porque una doctora es una doctora... ains... A veces hago visitas, por aquello de la sanidad privada y tal, pero mi vida es una consulta frente a una tienda de ropa de marca, decorada en un color crema pastelera con un monton de plantas (me he vuelto una compulsiva de lo verde) y he llenado todo con las fotos de mi estancia en Escocia.

Por vuestro bien que no coja un avión que no vuelvo en la vida. Los días en la clínica resultaban tranquilos y cómodos, y daban mucho tiempo para pensar y recordar y sumirme en un mono tremendo reminiscente.

La despedida fue terrible, todo el pueblo vino a despedirse y a abrazarme (excepto la burra mostrenca de la gasolinera, pero a quién le importa), me rompió el corazón despedirme de mis abuelas de gimnasia, de Doward, que no hablaba, pero las lagrimas le resbalaban en sus enormes carrillos rosados, Harrison y su chica, Barbara, las niñas de Judith que estaban tristes, me preguntaron si volvería y yo dije que procuraría hacerlo... Mc Phee... nunca he hecho cosa más dificil que conducir, devolver el coche, y subirme a aquel avión, nunca... recuerdo que cuando subí, me puse las gafas y las lagrimas brotaron incesantes, incontrables, vivas, sin hacer ruido...

- Doctora tiene una visita en un hotel, quiere realizarla hoy o prefiere que la delegue a otro médico.

-La hago yo, porque como esté en este despacho en media hora estaré chutándome algo.

La enfermera y la secretaria que tenía eran niñas bien del barrio y no entendían porque era tan negativa, siniestra y taciturna, pero tampoco buscaba comprensión de Nancy y su amiga Chavel.

-Aqui tiene la dirección.

-Bien.

La secretaria me miraba con una enorme sonrisa en la cara.

-Tiene suerte, es un gran actor...

-Un gran actor?

-Ashton Kutcher... no sabe quien es?

No, pero sé quien es Silvestre Stallone y el labio se me irguió igual que lo hace él, con cierta postura de asquete.

-El marido de Demi Moore... la de Ghost... un chico jovencito muy guapo...

Mi labio volvió a su sitio.

-Mmmm vale, le pediré un autografo para ti, vale?

-De verdad hará eso por mi? Muchas gracias!

Dios, si no van a pasar el pavo pronto, que me disparen por favor.

Cogí el metro hasta el Ritz, por fin tenía algo diferente que hacer, siempre quise entrar en el centro, pero nunca había tenido la excusa para entrar... y da gracias que me habia puesto unas bailarinas, que sino, hasta entro con zapas al hotel.

El portero, debidamente vestido me cortó la entrada.

-Buenos días señorita, la puedo ayudar?

-Sí, mire vengo del seguro, soy doctora, me envían para la habitación 242.

Le mostré mi documentación y la tarjeta identificativa de la empresa.

- Pasado el vestibulo, encontrará dos ascensores, coja el de la derecha.

-Muy amable.

Debí coger la cámara... aquello era una maravilla de los dioses.

domingo, 1 de marzo de 2009

Spiralling


Los padres no quieren estar lejos de sus hijos, sus amigos no quieren desprenderse de la gente que les importa y cuando viajas, no puedes evitar conocer a gente a la que no te gustaría tener que decir adios.

Desde que estoy en tierras escocesas las cosas han sido muy distintas, al principio era una extraña, ahora soy de aqui como la que más, si bien es cierto que muchas de las personas odian tener que quedarse sin doctor, muchas de ellas me han hecho llegar el cariño que me llevaré si me marcho para no volver.

Y la verdad, no quiero volver a Madrid, es decir, es fantástico Madrid, pero ahora mis recuerdos, aunque buenos, no me parecen que sean tan buenos como aqui.

Cuando comuniqué en casa lo de quedarme, otro año a ver que pasaba no sentó francamente bien, hasta que mi madre inspiró, y dijo eso de "no vas a volver", claro que voy a volver! Estais allí.

-Sabes a qué me refiero... ese chico no se ha portado bien y tu te quedarás a esperarle, es eso?

-No, es que aqui soy mi jefa, tengo buen salario, tengo muchas actividades y soy feliz.

Increible, no sé si es que a veces el cerebro se me desconecta de la boca o que, con todo lo que he pasado, soy feliz?

Una cosa es segura, casi pude escuchar el corazon de mi madre saltar en miles de pedazos. Odiaba hacer esto, pero no sabía que hacer y quería no hacer cosas de las que me arrepintiera, y de momento quería quedarme.

Y quería no darme cuenta de que a pesar de todo, era feliz, y que se me estaba pasando unos momentos estupendos sin darme cuenta, y quería darme cuenta de que me estaba empeñando en cerrarme em la tristeza evitando la alegria.

-Lo siento.

Mi madre no quería parentar pero estaba a punto de derrumbarse y no sabía si yo podría soportarlo...

-Mamá, no llores, cuando quieras estaré allí, ni te darás cuenta...

-Esto no es lo que me prometiste, estás dejando a tu familia de lado.

-No es justo mamá, y lo sabes, esto es chantaje.

-Haz el favor de venir y lo hablamos.

-Si voy ambas sabemos que yo perderé y un contrato no me retrendrá.

- Si no vienes...

-Dilo, dime que me quedo sin familia si decido vivir como quiero.

Se echó a llorar.

Tras una de intentar tranquilizarla y de tratar que entendiese mi posicion solo llegamos a una conclusion: tenia que volver a España.

Pues vaya mierda...

En fin, solo quedaba salir fuera y despedirme, y eso no iba a ser fácil.

-Vale, pero ven un dia a ver esto, solo unos dias, quiero que lo veas antes de que me vaya.

Bueno, no será tan malo que vea lo que dejo.

A pesar de eso, salí a dar una vuelta, pasé por el rincón de las despedidas que estaba resultando el acantilado, alcé la mano y le dije adios con la mano, no pensaba pararme allí antes de que perdiese algo mas. Ese dia ya habia perdido bastante.

Me fui a la ciudad, planee comprar cosas bonitas, no sé, darme una alegría, llevaba mucho tiempo allí y no me habia apensa comprado nada, asi que decidí comprar algo de ropa, algo alegre, una colonia, algo que me alegrase.

http://www.youtube.com/watch?v=WUMOfS7RfQM&feature=related